José Luis Rodríguez Zapatero puso ayer punto y final a su visita a Oriente Próximo, donde ha repartido melodías de conciliación para el pueblo israelí con la ayuda del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que le acompañó al piano.

Con guiños a Duke Ellington, pero permitiéndose alguna licencia contemporánea, el dúo español procuró transmitir a las autoridades de Israel la necesidad de relajar las tensiones con el presidente palestino, Mahmud Abbas. Para ello, echaron mano del clásico pero efectivo “Wrap Your Troubles In Dreams”, que Moratinos culminó recuperando el estribillo de “Anything You Want”, de Roy Orbinson. Este último recurso fue tildado de “facilón y oportunista” por parte del líder de la oposición, Mariano Rajoy, que criticó también el repertorio entero por ser demasiado comercial “y no abundar en temas que no gustan a todo el mundo, aunque tengan más calidad musical y exijan mucho al intérprete”.

El presidente Simón Peres aplaudió la intervención de Zapatero afirmando que “era justo lo que quería escuchar”. Satisfechos, los mandatarios españoles se fueron con la música a otra parte.

No es la primera vez que Zapatero recurre a un músico de la vieja escuela para reforzar un tour diplomático. De hecho, en una visita al poblado chabolista de Las Barranquillas (Madrid), contó con las palmas de Manuel Chaves y las cabriolas de María Teresa Fernández de la Vega, que desde entonces es conocida en la zona como “la cabrita gitana”.