- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Llegan a España los últimos ecuatorianos que faltaban

Exitoso desalojo del país latinoamericano

A la una y diez de esta madrugada aterrizaba en Barajas la familia Delgado-Garcés y sus tres hijos a bordo de un chárter procedente de Quito. Con ellos ya son más de trece millones y medio los ecuatorianos que viven en España, es decir, el 100% de la población del bello país de América del Sur. Con la llegada de los últimos cinco emigrantes concluye satisfactoriamente el desalojo de Ecuador y la operación “Vámonos”.

Gracias al generoso gesto de estos exiliados, el futuro de nuestros planes de pensiones no corre peligro si bien la media de altura española cae en picado hasta el metro y quince centímetros.

La llegada de estos nuevos españoles abre una ventana de aire fresco, no sólo a nivel cultural y musical. Según un estudio publicado la semana pasada por la Cadena SER, “la llegada de latinoamericanos ha salvado del abismo a la religión”. La Iglesia está viviendo una segunda edad dorada inaudita desde la gran epidemia de Peste Negra de 1348 y, domingo a domingo, los feligreses recién llegados se agolpan para celebrar la eucaristía. También han proliferado las iglesias evangelistas, gracias a la cuales, según el hispanista Ian Gibson, “España se enriquece con ritos alegres y coloristas que conducirán inevitablemente a una época oscura y de terror”.

Pero no todo es positivo: la encuesta del CIS publicada en enero demuestra que los españoles seguimos siendo xenófobos, pues para el 28% de la ciudadanía la inmigración es el principal problema del país, sólo por detrás del paro y del ataque de zombis con pistolas de neutrones.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones