- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Muere un fumador pasivo por el cáncer de otro

ESTABA SANO COMO UN ROBLE

De nada le sirvió prevenir.
Antonio Feijóo, fumador pasivo, falleció ayer tras luchar durante meses contra el cáncer de pulmón de su compañero de oficina, Sergio Saiz, que se negó a acudir a las sesiones de quimioterapia porque se encontraba perfectamente. Saiz lamenta la pérdida de su colega Antonio pero no se siente responsable de su muerte: «Estoy harto de tener que pedir perdón por todo. Encima que hacía el esfuerzo de salir a fumar fuera, ahora resulta que lo he matado. La cuestión es hacerse la víctima. Resulta que su cáncer en realidad era el mío, pero cuando le pedías cinco euros tenía muy claro de quién era cada cosa».

Cuando a Antonio se le diagnosticó un cáncer pasivo de pulmón, insistió para que su compañero Sergio se tratara pero nunca fue tomado en serio. «Decidió entonces someterse a quimioterapia pasiva. Se iba al hospital cada tarde a ver cómo se trataban otros enfermos con la esperanza de que sirviera para algo», explica la mujer de Antonio. La terapia pasiva sirvió de poco porque Sergio Saiz, lejos de dejar de fumar, se abandonó a la nicotina «porque el otro me ponía de los nervios con sus monsergas».

La esposa del fallecido asegura que «mi marido no tenía que haber muerto porque era vegetariano, hacía mucho deporte y no había tocado un cigarro en su vida. Pero tuvo la mala suerte de toparse con un fumador sin escrúpulos que le llenó los pulmones de humo». Pese a todo, agradece que muriera sin sufrir «porque es lo único bueno que tienen las muertes pasivas».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones