- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La victoria del Barça podría matar a cientos de niños madridistas

EL CLUB PONE EN JAQUE LOS DERECHOS DE LA INFANCIA

La victoria del Barcelona ante el Sporting de Gijón provocó ayer ataques de ansiedad y estados depresivos entre los seguidores del Real Madrid, muchos de ellos menores de edad y, por lo tanto, especialmente vulnerables en situaciones de estrés. «Después de ver cómo los barcelonistas lograban el triplete, ahora estas pobres criaturas inocentes asisten a una primera goleada del Barça justo al arrancar la Liga. Todo ello sumado a la vuelta al cole, a la crisis y a los peligros de la Gripe A» explica la psicóloga infantil Laura Sanz. Los expertos aseguran que España no está preparada para proteger a la infancia en estos casos y que, por lo tanto, «cada gol del Barça es una bomba de relojería que podría acabar matando a menores de edad de infartitos al corazón o incluso suiciditos».

La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha hecho un llamamiento a la calma y ha asegurado que «si para proteger a nuestros hijos es necesario prohibir el Barça, es justamente eso lo que haremos».

Joan Laporta, presidente del Barcelona, ha querido quitar hierro al asunto afirmando que «el problema se resuelve fácilmente no dejando que los críos vean los partidos». Su homólogo madridista, Florentino Pérez, ha replicado que «esto no tiene sentido porque el fútbol, a diferencia de la pornografía, ocupa las portadas de los periódicos y es imposible que un niño viva ajeno a eso. No me parece decente que, ante situaciones de alto riesgo, alguien como Laporta tire balones fuera descargando la responsabilidad en los padres cuando, en realidad, la pelota está en su tejado».

El rifirrafe entre ambos clubes ha llegado a su punto álgido cuando Johan Cruyff, ex entrenador barcelonista, ha tildado la preocupación por los niños madridistas de «burda exageración» y ha añadido que «cuando ellos nos hicieron la pirula con Figo, las calles de Barcelona se llenaron de cadáveres de niños con la camiseta azulgrana. Yo mismo tuve que apartarlos del asfalto con una pala para sacar el coche del garaje».

Al ser preguntado sobre la polémica, Pep Guardiola ha puesto cara de pena y ha preferido no decir nada malo de nadie para seguir cayendo bien a todo el mundo.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones