Se desconoce cómo llegaron ahí y si hay más.
La Universidad de Barcelona, encargada de los primeros análisis de los restos encontrados ayer, ha recomendado el inmediato traslado del presidente boliviano a un entorno más apropiado para restos precolombinos. “Una nevera sería lo apropiado” dice Agustín Escala, director de los primeros estudios. “Creemos que entre el pelo podríamos encontrar piezas de incalculable valor para el estudio de los indios quechua”.

Con los pedazos de cerámica que se encontraron se está reconstruyendo una exquisita tinaja precolombina. Se espera hallar los trozos que faltan en la cabellera de Morales. “Sería inexcusable no seguir buscando, primero porque no sabemos qué podemos encontrar aún. Y luego para saber cómo llegaron ahí, si han estado siempre o si alguien o algo los puso” prosigue Escala. “El pelo de Morales es como el Amazonas, aún no ha sido explorado en su totalidad por el hombre moderno”.

Evo Morales no ha querido desviar el tema de su visita oficial pero ha dicho que desconocía que hubiera algo extraño en su pelo. “No suelo adentrarme mucho en él porque no sé qué puedo encontrar y me da miedo, creía que sólo habría pelo y quizá algo de ropa interior de mi mujer”, ha dicho. En cualquier caso, no se ha mostrado demasiado sorprendido dado que siempre se ha sentido muy cercano “a todo lo que sea indio, tribal y como de mercadillo hippy”.

Josep Lluís Carod-Rovira ha declarado a los medios que él también lleva Cataluña en su interior y ha solicitado a los expertos de la Universitat de Barcelona que excaven en su bigote para encontrar restos del “catalán primordial”.