- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

«Corríamos desnudos por el 10 de Downing Street»

Publican la primera gran biografía de Margaret Thatcher

“Tócame los bongos” es el sugerente título de la muy esperada biografía de Margaret Thatcher que acaba de aparecer en el Reino Unido. Su autor, el reputado periodista Samuel Seedinh, ha tenido acceso a una gran cantidad de documentación personal perteneciente a la política conservadora que fue Primer Ministro entre 1979 y 1990. Con el beneplácito de la Dama de Hierro, su biógrafo desvela algunos episodios totalmente desconocidos de la política internacional referidos al final de la Guerra Fría, la guerra de las Malvinas o el durísimo pulso que la premier británica sostuvo con los mineros y los sindicatos a mediados de los ochenta.

Estos son algunos de los fragmentos que están levantando ampollas:

“Reagan se presentó eufórico aquella noche. Margaret estaba repasando su discurso ante las Naciones Unidas cuando el viejo actor se le acercó por detrás y, sorpresivamente, exclamando moqui-moqui, le sostuvo con fuerza ambos pechos. Al día siguiente, ante la asamblea anual, representantes de todo el mundo pudieron darse cuenta que Thatcher llevaba el pecho izquierdo a la derecha y el derecho a la izquierda”.

“No era habitual que Thatcher se paseara desnuda por su residencia oficial en el 10 de Downing Street aunque ella misma había confesado a destacados tories que se sentía especialmente orgullosa de su ‘parachoques’ y que nada desconcertaba más a un mandatario extranjero que aparecer en el salón recién salida de la ducha. Aunque en algunas ocasiones excepcionales, como la visita de Gorbachov en 1987, fue todo su gobierno quien salió de la ducha”.

“Siempre fue muy aficionada a la percusión aunque, en cierto modo, todo se debió a un mal entendido. En sus primeros años de gobierno visitó algunos países africanos de la Comonwealth y allí se interesó por la cultura negra, especialmente por los bongos, por su llamativa sonoridad y su extraña asimetría. ‘Uno es más grande que el otro’, comentó a un músico la radiante Margaret, ‘les pasa lo mismo que a los míos, toque, y verá’. Como a la mayoría de las inglesas, la simple sonoridad de la palabra bongo la remitía a su yo más salvaje”.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones