- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

«Robo helados a los niños para que no engorden»

Héroes de verano

Aunque pese 150 kilos, cuando se trata de hacer el bien robando comida Federico se muestra ágil y eficiente como un ninja. Da gusto verle pasear entre las toallas de los bañistas, identificar las bolsas de los bocadillos y esconderlas en su enorme bañador. «Invisible como un ratón, implacable como un rinoceronte» dice riendo. Aunque el «robo de guante blanco» no siempre es lo más eficiente y él mismo reconoce que, si tiene que recurrir a la fuerza bruta o a las amenazas para comerse la hamburguesa de un niño y evitar que le suba el colesterol, no duda en hacerlo. «Nuestros hijos están comiendo veneno, veneno. Y nadie mueve un dedo por evitarlo», se queja.

La treta más común de Federico es esperar a que una criatura mire hacia otro lado para acercarse en silencio y, de un mordisco, comerse la bola de su cucurucho de helado. Pero también recurre al diálogo si es necesario. «Soy muy de preguntar a la gente en los restaurantes si van a terminarse su plato o de informarles de la cantidad de calorías, grasas saturadas y demás que tiene una pizza o un plato de fabada. Los adultos también están expuestos a la obesidad si se descuidan aunque, claro está, los niños son los más indefensos y por eso también son mi objetivo principal».

Federico sabe que muy pocos aprecian su desinteresada labor que, además, le está perjudicando seriamente. «Cada vez que le robo un Corneto a un niño estoy un paso más cerca del infarto, o de no poder asearme yo mismo, o de tener que vestirme con la funda del coche; pero los niños son el futuro y hay que luchar por ellos. Si veo a un chaval lamiendo un delicioso helado de chocolate no puedo permitir que se lo termine, es superior a mí y tengo que salvarle. Es como con mi mujer, a quien siempre ayudo a terminarse su bebida o sus platos. Me estoy destrozando el hígado pero al menos ella está sana como un galgo» asegura mientras sus escuálidos retoños, que acaban de salir del agua, le preguntan en qué bolsa están sus bocadillos de jamón y sus refrescos de cola.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.