Proporciones aproximadas que alcanzaría la infanta en los próximos años.
Una revisión médica rutinaria ha revelado que la infanta doña Leonor podría acabar midiendo cinco metros si sigue su actual ritmo de crecimiento. “Nos pareció excepcional que un caso así se diera justamente en una niña tan especial para España, por lo que contrastamos pareceres con expertos endocrinólogos y todos lo confirman. Si la cosa va bien, y a juzgar por su estructura ósea, a los dieciséis años la niña ya podrá cambiar bombillas sin ponerse de puntillas” ha explicado el pediatra Fernando Mar.

La Casa Real ha recibido la noticia con satisfacción y ha confirmado que, de cumplirse las predicciones, “sería la infanta más alta del mundo, como si todas las Casas Reales tuvieran un Opel Corsa y nosotros una limusina” ha apuntado un portavoz de la Zarzuela.

“No debería sorprendernos tanto que doña Leonor mida cinco metros porque sus padres son muy altos y además recibe una muy buena alimentación” apunta el periodista Jaime Peñafiel, experto en Casas y Familias Reales. “Lo que debería preocuparnos es la relación de Leonor con su hermana Sofía. Si se pelean, cosa que es habitual entre hermanas, Leonor podría derribarla de una patada, o pisarle la cabeza incluso sin querer. Quizá se resolvería el tema poniéndole protecciones como de rugby a Sofía, pero no es un atuendo demasiado femenino”.

El equipo de asesores de la Zarzuela ha interrumpido sus vacaciones para empezar a diseñar estrategias frente a las dificultades que la altura de la infanta pueda generar. Aunque los techos de su residencia son suficientemente altos, “puede que España no esté preparada para ella y sea necesario levantar un poco los techos de todos los españoles para que no haya problemas”, apunta el portavoz de la Familia Real.

Alta sí, pero con chepa nunca.

La preocupación por la altura de los techos de España ha venido motivada especialmente por la necesidad de evitar que en un futuro la infanta doña Leonor se vea obligada a inclinar su torso a menudo para entrar en ciertos recintos, cosa que podría favorecer la aparición de una chepa. “Sería un deshonor para nuestro país y, sin duda alguna, se hará cuanto sea necesario para que Leonor siga siendo una criatura preciosa, esbelta y de revista” asegura Peñafiel.