- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cientos de niños repipis hacen cola para adquirir sus libros de texto

SON LOS TÍPICOS QUE TOCAN EL PIANO

Incapaces de disfrutar del tiempo de ocio que les queda, cientos de niños repelentes han saturado impacientes numerosas librerías del país para adquirir sus libros de texto de cara al curso que viene. «Mi hijo tiene la mente muy inquieta y necesita estímulo intelectual. Al final se cansa de tocar el piano todo el mes de agosto. El advenimiento del nuevo curso implica una vuelta a la normalidad y al estudio» declara una madre aparentemente feliz que esconde una vida repleta de complejos, frustraciones personales y un matrimonio en claro declive.

«Hay que gestionar las actividades lúdicas de forma racional para evitar el tan manido síndrome postvacacional. Como decía Aristóteles, la virtud es un punto medio entre dos extremos, y un mes entero dedicado a no hacer absolutamente nada constituye una clara afrenta a este principio que debería regir la conducta de todos» declara Borja Prieto, de catorce años, que habiendo adquirido el material antes de tiempo acudirá también a una sastrería «con el objetivo de diseñar mi atuendo para todo el año».

La psicóloga infantil Laura Iglesias asegura que «la existencia de niños gilipollas que camuflan su baja autoestima y su incapacidad para relacionarse con la excelencia académica no es nueva y la solución para contrarrestarla es siempre la misma: el desprecio público. Hay quien incluso se deja impresionar por la aparente bondad de estas criaturas, pero sólo hay que esperar unos añitos para que esa imagen se derrumbe. Un 70% de estos niños repelentes acabará con serios problemas de adicción a la cocaína y con una existencia totalmente postiza y miserable».