Los contrincantes, minutos antes de la paliza.
Una profunda consternación se ha extendido por toda Bélgica desde la noche de ayer cuando, mientras asistían a un concierto de la Orquesta Filarmónica de Bruselas, los reyes Alberto II y Paola se enzarzaron en una violenta discusión a gritos, en la que hubo también intercambio de guantazos. Según las imágenes difundidas por la televisión pública belga, el desagradable incidente se originó por una disputa sobre quién tenia derecho a usar el reposabrazos que ambos compartían en el palco del Teatro Real Flamenco. El forcejeo inicial derivó en insultos y de ahí se pasó a un contundente codazo que el rey descargó sobre la boca de la reina, haciéndole volar la dentadura postiza. A pesar de que en un primer momento el golpe seco del monarca desconcertó a la soberana, esta recuperó pronto la iniciativa y, alejándose unos metros, arremetió poderosamente y con la cabeza por delante contra el pecho de su marido, tumbándolo al instante y dejándole momentáneamente sin respiración.

Miembros del servicio de seguridad de la Casa Real belga ocuparon el palco para separar al matrimonio, pero en un primer momento les resultó totalmente imposible. Un factor que agravó la situación es que, habiendo quedado suspendida la función, el público tomó enseguida partido por uno u otro cónyuge. “Métele, Paola, métele”, “vigila el gancho” o “reviéntale los huevos” fueron gritos de ánimo que se escucharon insistentemente, enervando a los contendientes que, ante la impotencia de los agentes de seguridad, se enzarzaron en una lucha cuerpo a cuerpo.

Finalmente, un certero golpe de extintor contra la mandíbula regia permitió a la reina poner fin a la discusión con autoridad, sentándose de nuevo para descansar, esta vez con todo el derecho, su brazo sobre el reposabrazos. La función continuó entonces y a su final la reina fue trasladada al hospital de Saint Denis, donde le fue cosida la oreja que los cirujanos encontraron entre los maltrechos dientes de Alberto II.

A las doce de la noche, la Casa Real difundía una nota de prensa en la que agradecía el apoyo recibido por uno u otro monarca y restaba importancia al altercado calificándolo de “entrañable riña doméstica”.