- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

El Papa se rompe

ES DUDA PARA LAS PRÓXIMAS SEIS MISAS

El Papa Benedicto XVI sufrió el pasado viernes un resbalón en su chalé de Les Combes (valle de Aosta), donde acostumbra a descansar de Dios y de los suyos. Aunque la prensa sensacionalista apuntó en un primer momento que su estado era de «siniestro total» porque se había «escoñado completamente», pronto la oficina de prensa del Vaticano aclaró en una nota que padece únicamente una rotura de la muñeca de la mano derecha. «Es la que se acerca más a la mano de Dios, por lo que el asunto no es anecdótico y recibirá toda la atención que merece», aseguraba el comunicado. El suceso ha propiciado un intenso debate en la comunidad eclesiástica porque «muchos fieles ya no miran al Papa con la devoción de antes. Saben que está roto y ya no les hace la misma ilusión» reconoce su portavoz, Federico Lombardi. Los peritos examinan las causas del resbalón -que se atribuye a «una concatenación de fallos»- y de momento el Papa es duda para las próximas misas.

«He viajado mucho para conocerle en persona y para poder estrechar su mano. Ahora se le ha roto y, aunque espere aquí hasta que esté recuperado, nunca me atreveré a mostrar mi gratitud apretándole la mano como hubiera hecho con un Papa que no se hubiera roto. No quiero arriesgarme a que se le vuelva a romper por mi culpa» confiesa una devota alemana. Y añade: «Jesucristo no resbaló nunca, al menos que se sepa, y me parece muy raro que Dios permita que alguien así, tan próximo a Él, se caiga al suelo si no es para hacer una buena obra, para amortiguar a alguien que se ha tirado de una ventana o para evitar que un animal sea atropellado. Quizá resbaló por algún motivo elevado que no quiere desvelar, pero si realmente se cayó a lo tonto, quizá es un mensaje. Quizá Dios nos está diciendo que deberíamos buscar un Papa más fuerte y más estable. Un Papa que se agarrara mejor al pavimento».

La idea de que el actual Papa no se agarra bien al pavimento ha ido impregnando la opinión pública, aunque desde el Vaticano se ha querido insistir en que «las causas de una caída papal suelen ser múltiples. Se trata de un fenómeno muy poco habitual que ocurre cuando se encadenan varios errores independientes. El caso está siendo estudiado y se comprobará la capacidad de Benedicto XVI para afrontar giros bruscos o circular en terrenos resbaladizos. Si hay que hacer cambios, se harán, pero no adelantemos acontecimientos y dejemos trabajar a los expertos».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones