- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Dalai Lama previene contra el desgaste de los neumáticos

China amenaza con utilizar ruedas de plómex

En su reciente visita a la factoría Pirelli de Milán, el Dalai Lama ha advertido del peligro que para la gente supone que algunos coches circulen con los neumáticos desgastados. “La vida nos desgasta. El contacto con el suelo es algo necesario. El caucho es sabio”, han sido las palabras que el líder tibetano ha dirigido a los responsables de la multinacional italiana. Algunos de estos pensamientos ya se exponen en uno de sus libros más difundidos, “Automoción hacia el autoconocimiento”, en donde propone que la conducción de vehículos de tracción mecánica se haga procurando establecer la máxima armonía entre el motor de gasolina o diesel y el alma de quien se sienta al volante. “Todos deseamos ser una máquina, en la cama sobre todo, pero para ello debemos entender qué siente un motor de explosión”, explica el líder budista en su prólogo de la obra.

El Dalai Lama ha sido obsequiado con el ya clásico calendario Pirelli, que se ilustra cada año con los cuerpos sugerentes de las mejores «top models» del planeta. “En el Tíbet no tenemos tradiciones corporales de tipo tan explícito, pero sabemos apreciar muy bien la intensa búsqueda de Occidente de la visión exacta del juvenil femenino, una vez este ha sido despojado de todo ocultamiento textil”.

El Vaticano no ha querido comentar la visita o las declaraciones del Dalai Lama y, en un escueto comunicado, se ha limitado a recordar la doctrina que el papa Ratzinger sentó en su encíclica “Vehiculum Novae”, donde anima a los católicos a perseverar en el cumplimiento del hábito dominical de llevar el vehículo hasta un descampado, margen o lecho seco de río, para que la parienta lo lave mientras se escucha el partido.

Por su parte, la embajada China en Roma ha protestado ante el gobierno italiano por lo que considera una muestra más del apoyo que en Europa se brinda al exiliado líder del Tíbet y ha estudiado la posibilidad de restringir en todo el mercado chino la utilización de neumáticos. Según los expertos, tal medida sólo podría llevarse a cabo con un coste astronómico, ya que el parque móvil de la potencia asiática es de unos 37 millones de vehículos. Aún así, un documento difundido por fuentes oficiales en Pekín analiza la posibilidad de equipar a los coches chinos con ruedas de diferentes tipos de madera o incluso ruedas de plómex, un compuesto hecho con materiales orgánicos de desecho compactados que tiene la virtud de ser biodegradable “especialmente los días que llueve”, concluye el documento.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.