Bernardo Losa, catedrático de la Facultad de Física de la Universidad Complutense de Madrid, ha sido detenido esta mañana acusado de provocar las alteraciones espacio-temporales que han estado perturbando a todo aquel que se encontraba cerca de su despacho. “Descargo los refrescos del camión, me giro un momento y los refrescos vuelven a estar en el camión. No entiendo nada, así que le pregunto a mi compañero y me lo encuentro andando para atrás. Todo como en un videoclip moderno” afirma uno de los afectados.

Losa se ha excusado asegurando que desconocía los efectos de sus experimentos, pero algunos testimonios aseguran que llevaba ya tiempo “jugando con el Universo así a lo tonto para ver qué pasa”. Dicha práctica está muy mal vista dentro del ámbito académico porque “Einstein dijo que Dios no juega a los dados con el Universo, y si no lo hace el Señor por algo será”, en palabras del célebre físico Stephen Hawking.

La esposa del acusado, Pilar Marreño, ha reconocido en una entrevista telefónica que Losa “siempre ha sentido debilidad por los juegos de azar y tuvo algunos problemas con la ludopatía. Yo puedo evitar que baje al bar a jugar a las tragaperras, pero no puedo apartarle del Universo. Es físico y sabe cómo engañarme; me manipula el espacio, el tiempo y me dice que hace una cosa cuando en realidad está haciendo otra. Vamos, que cuando yo voy, él vuelve. Pero literalmente, además”.