- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Se fugan tres etarras disfrazados de Paz Padilla

Imitaban a la perfección su carácter campechano

El cartel se ha distribuido a todas las comisarías del país.
La Guardia Civil solicita la colaboración ciudadana para encontrar y detener a los tres etarras que se fugaron ayer de la cárcel de Huelva. Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, los presos se habrían disfrazado de la humorista Paz Padilla y, caracterizados como ella e imitando su acento andaluz, habrían convencido a distintos funcionarios de la prisión para que les dejaran salir. «Me he encontrado a Paz Padilla en uno de los pasillos», explica uno de los funcionarios, «y me ha dicho que tenía que dar un espectáculo para los presos, que se había equivocado de cárcel y que tenía que dejarla salir, cosa que me ha parecido natural. Luego he hablado con otros dos compañeros y ellos también la habían visto. Comentando lo ‘salá’ que es, nos hemos dado cuenta de que nos había contado a los tres el mismo chiste pero con finales ligeramente distintos. Ahí hemos empezado a sospechar que no habíamos visto una, sino tres Paz Padillas». Tras el posterior recuento de presos han avisado a la Guardia Civil.

Al parecer, los etarras llevaban desde enero de 2007 pidiendo vídeos de la presentadora. Instituciones Penitenciarias alega que las cintas les fueron suministradas porque se consideró que eran un buen ejercicio de «rehabilitación y reconciliación con España y sus tradiciones». No se sospechó que los querían para aprenderse algunos de sus chistes e imitar sus gestos. Esta nueva estrategia de fuga por parte de la banda terrorista podría haber sido coordinada desde el «comando Vizcaya», pues durante su desarticulación en julio del año pasado se encontró bastante material gráfico sobre la humorista. La documentación fue descartada como relevante y se pensó que era una simple afición de «Txeroki», el entonces jefe militar de la banda.

«Probablemente escogieron a Paz Padilla porque es un personaje que ha calado muy hondo en el corazón de los españoles. Dado su campechanismo, es fácil confiar en ella. También lo han hecho porque en el ánimo de ETA siempre está la idea de hacer daño a España y socavar los cimientos de su cultura, de la que la humorista es una pieza muy representativa», explica el ministro Rubalcaba. «Por este motivo, la Guardia Civil tiene orden de abrir fuego contra cualquier persona que se parezca a Paz Padilla o que vaya explicando cualquiera de sus chistes».

Para no alarmar a la población, la actriz ha sido recluida en un cuartel de la Guardia Civil donde aprovecha para distraerse contando chistes de militares.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones