Si se confirma que el autor de la fotocopias es, efectivamente, el presidente de la Academia, su continuidad en el puesto podría ponerse en entredicho. El actor y director Santiago Segura no ha tardado en defender a De la Iglesia asegurando que “me parece normal que se use este tipo de material como herramienta de trabajo, aunque sea para rechazar propuestas sin necesidad de argumentar mucho o para indicar cuál es la mejor vía para llevar a cabo determinados proyectos”.

No todo el mundo es tan comprensivo como Segura: “Todos hemos tenido la tentación de hacer algo así alguna vez, pero somos profesionales y debemos reprimirnos. A saber lo que llegó a fotocopiar González-Sinde, mejor no revisar sus carpetas de documentos”, ha declarado el líder popular Mariano Rajoy. La actual ministra de Cultura ha replicado a Rajoy que “me parecen insultantes las sospechas porque, además, una persona que viene del mundo del cine nunca utilizaría una herramienta tan precaria para enseñar el culo y más teniendo la oportunidad de solicitar subvenciones para hacer una película entera sobre su trasero”.