- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una familia no siguió el debate sobre el estado de la nación

"Teníamos cosas que hacer", ha declarado el padre

La jornada de fiesta democrática de ayer, celebrada en ocasión del debate sobre el estado de la nación, se vio empañada por la noche cuando se supo que toda una familia de Valladolid no había seguido el evento ni siquiera por Internet. El Ministerio del Interior ha asegurado que estudiará el caso, pero que al ser una excepción no merece mayor alarma. Los medios cercanos al PP creen que eso refleja el hartazgo político que se deriva de la «pésima» gestión de Zapatero. Los García Escalpel no han dado demasiadas explicaciones de su actitud.

«Otros años lo habíamos seguido, como todo el mundo. Incluso alguna vez hemos ido a la maxipantalla que ponen en la calle, pero mi mujer tenía que ir al médico y yo tenía otras cositas, así que pensé que tampoco pasaría nada» argumenta Martín García, intentando restarle importancia al asunto. «Tengo radio y todo, pero no había pilas y estamos cambiando de línea, así que estamos sin Internet», intenta excusarse.

Lo cierto es que la desidia política se palpa en el ambiente y, al poco de conversar, María Escalpel, esposa de García, se deja llevar y suelta una bomba: «la verdad es que tampoco queríamos ir a votar a lo de las europeas, pero con la que se ha liado con esto del debate nos lo volveremos a plantear».

¿Qué dirán los niños cuando sus amiguitos hablen del plan estratégico de Euskadi?

«En un país entregado a la actividad democrática como España, suele estar muy mal visto el pasotismo político que han demostrado los García Escalpel. Normalmente, los protagonistas de tal conducta son parias, individuos desheredados y marginados sociales. Es la primera vez que se da en una familia entera y adaptada a su entorno» asegura el asesor político Antoni Gutiérrez-Rubí.

Una residente del bloque en el que viven los García Escalpel se ha mostrado especialmente sorprendida y crítica con la actitud de sus vecinos: «son una família completamente normal, yo los conozco de aquí del barrio y no nos lo esperábamos. Ha sido una sorpresa, la verdad. Si los padres no quieren verlo me parece muy bien, allá ellos. A mí… mira, a mí me da igual lo que haga cada uno. ¿Pero los niños qué? Ahora esos chavales llegarán mañana a clase y, cuando sus compañeros se pongan a hablar de los intereses estratégicos de Euskadi expuestos por Erkoreka, ellos se quedarán en blanco, no podrán ni disimular. Además, este año ha estado bien bien bien. Yo voto a Rajoy, pero vamos, no me imagino una némesis mejor que Zapatero. Ha sido muy bonito. Yo lo he seguido por el Twitter de Nacho Escolar y por la COPE, porque no hay que ser parcial, nos jugamos demasiado».

Los García Escalpel recibirán una copia grabada del debate para que puedan ponerse al día mañana. Habrá que esperar, eso sí, a que los niños regresen del colegio, donde también se someterán a una tutoría extraordinaria para evaluar y corregir sus lagunas. «No quisiera acusar en falso, pero temo que esto sea la punta del iceberg y que estas criaturas estén totalmente desinformadas también en materia de política internacional e incluso, dios no lo quiera, respecto a la evolución del Mercado de Valores» ha advertido Gutiérrez-Rubí.