Un grupo de estudiantes que estaba de visita en la abadía de Montserrat descubrió ayer la sombra de Francisco Franco proyectada en el muro de uno de los edificios del complejo espiritual. Alertaron enseguida al abad de Montserrat, Josep Maria Soler, que necesitó asistencia médica dada la impresión que le causó la silueta del caudillo. Ya recuperado, aseguró que “esto tiene que venir de Internet porque el ciprés es como todos los demás. Alguien ha provocado este verdadero insulto para nuestro país, en un lugar tan simbólico como es Montserrat, y lo va a pagar”. La abadía ha encargado la retirada inmediata del árbol, que ya tiene más de cien potenciales compradores. “Por supuesto que no lo vamos a vender. Lo que haremos será descubrir la tecnología que han usado los gamberros para proyectar figuras de la Moreneta, si puede ser en color”.

Esta mañana ha acudido a la abadía un grupo de legionarios de Cristo para “evitar la tala de un árbol por el mero hecho de que tenga mala sombra. Defendemos el respeto por la naturaleza y, por lo tanto, pedimos que se nos ceda el ciprés si aquí no lo quieren. Nosotros lo conservaremos y procuraremos que no proyecte sombras donde no debe” explica Antonio Leroy, uno de los legionarios supuestamente ecologistas que se ha encadenado al ciprés.