Richmond riéndose a las espaldas de una bondadosa víctima.
Sheila Richmond, de 16 años, fue detenida ayer en Nueva York tras dedicarse a extraer células madre de más de cien mujeres a las que enternecía haciéndose pasar por una pobre huérfana. “Se aprovechó de mi instinto maternal, me extirpó todo el cariño y luego lo vendió en el mercado negro” se lamenta una de las afectadas. La detenida no ha querido hacer declaraciones, se limita a provocar la compasión de los agentes fingiendo dolores musculares y hablando supuestamente con el fantasma de su perrito Mumú. “Es un encanto, consigue despertar todos tus buenos sentimientos. Pero sabemos que es una trampa. Hemos encontrado en su mochila de High School Musical bolsitas con mimitos celulares por valor de varios miles de dólares” explica Alasdair Refens, uno de los agentes que detuvo a la criatura.

Las autoridades no descartan que Sheila pertenezca a una red criminal que reclute a huérfanas cariñosas para engañar a las madres incautas. Es por eso que recomiendan a la población que desconfíe de los niños solitarios, especialmente si lloran desconsolados en una esquina o están heridos y desamparados. “Si no pueden resistir la tentación, recomendamos a los ciudadanos que envuelvan al niño en una manta de esas de los años setenta, lo metan en el maletero del coche y lo depositen en la comisaría más cercana” advierte Refens.

Aparte de exigir precaución a los ciudadanos, el Gobierno controlará a todos los laboratorios que se dedican a la investigación con células madre para evitar que éstas se adquieran ilegalmente. “No se puede jugar con el cariño de la gente, aunque sea a nivel celular y aunque se aplique para curar enfermedades. Si encima se utiliza a niños, la cosa es de lo más perversa” insiste el agente policial.

Aunque no se han detectado huérfanos trampa fuera de los Estados Unidos, la Policía ha revelado que en España se detuvo hace dos meses a una señora de Rumanía que recorría el metro de Madrid con una nota en la que, literalmente, podía leerse: “siñuras y siñures pur favur necisito dineru y sélulas paramifamilia”.