- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Celebraban justas medievales en un lavabo de caballeros

"SEGUIREMOS EN LUCHA COMO MÍNIMO HASTA EL SIGLO XVIIICXXIIIVVII"

Don Gumersindo posa con orgullo en el lugar de los hechos.
Según la Policía, Ricardo y Gumersindo llevaban practicando justas medievales en el aseo del sexto piso de El Corte Inglés de Nuevos Ministerios desde hacía como mínimo dos meses. El hecho de que no sea una planta demasiado concurrida evitó que sus duelos llamaran la atención de clientes y trabajadores. Sin embargo, enfervecido ayer por el brío de la cruenta batalla, don Gumersindo -en un claro gesto de descortesía y bordeando el límite de lo admisible en un enfrentamiento de tales características- echó mano del secador de manos para atolondrar a su aguerrido contrincante, que a pesar de todo disculpa el arrebato disonante porque «tuve ocasión de demostrar que mis reflejos y mi ligereza son propios de una esquiva y veloz fierecilla del bosque». El caso es que el secador -de aluminio, con sensor y una potencia nada desdeñable- impactó contra el cristal del lavabo, otrora limpio como una patena, que estalló a pedazos y dejó la fría y pulcra estancia hecha unos zorros. 

«Les veía entrar cada tarde vestidos como señores de los anillos, por eso pensaba que iban a la sección de tebeos y nunca sospeché que montaran peleas en el váter. He visto hacer de todo en los lavabos, pero nunca palizas así a lo antiguo» declara sorprendido un agente de seguridad del comercio. Las autoridades desconocen qué pena se les puede imputar puesto que practicar torneos en un aseo para caballeros es una ilegalidad no tipificada hasta el momento y, como nunca hubo testimonios -doña Loli, que ejerce de tendera en la sección de papelería del establecimiento, siempre se negó a presenciar las anacrónicas atrocidades de sus pretendientes-, no procedería acudir a la alteración del orden público. Ambos caballeros se ofrecen, eso sí, a costear los desperfectos provocados por la salida de tono de don Gumersindo, ya sea en euros o en especies.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.