La Agencia Europea del Espacio (ESA) ha seleccionado a seis actores dispuestos a representar la llegada del hombre a Marte, un proyecto que pretende emular el éxito de la misión del Apolo 11, la nave de cartón que consiguió colarse en los libros de Historia y en las vidas de millones de personas. Aunque entre los elegidos no hay ningún español, el casting sigue abierto y por lo tanto no se pierde la esperanza. “Los seis elegidos fingen a la perfección ese andar pausado y etéreo de los astronautas, pero hay que mejorar los diálogos. Tenemos que seguir buscando a nuestro Neil Armstrong” ha declarado Simonetta Di Pippo, directora de falsos vuelos tripulados de la ESA y guionista del célebre musical de Broadway “La llegada del hombre a la Luna sobre hielo”. Los rumores aseguran que Antonio Resines está considerando la posibilidad de presentarse al casting, aunque entre los requisitos de la ESA está el hecho de que el actor no sea conocido por la audiencia. “Resines en Marte haría lo que hace siempre. Nada más llegar pediría una caña”, asegura el crítico Carlos Boyero.

Los actores elegidos para realizar las primeras pruebas en plató tienen que soportar largas horas de ensayo enfundados en calurosos trajes que se convierten en auténticos hornos a causa de los focos. “Es sin duda lo más duro de todo”, reconoce la italiana Samantha Cristoforetti. “Me ha salido ya un eczema en la ingle y ando con las piernas arqueadas, aunque eso les parece muy auténtico”. Lo que no acaba de dar la talla es, según los responsables, el diálogo. “Les cuesta no reírse y a veces sus comentarios son demasiado coloquiales”, se lamenta Di Pippo.

Este periódico ha tenido acceso a la transcripción de una de las sesiones de prueba, en la que el danés Andreas Morgensen intenta sin éxito dotar de solemnidad a su supuesta llegada al planeta rojo:

– Central, aquí Morgensen, estoy ya casi en Marte. Aparco en batería en ese hueco de la izquierda y luego bajo a ver.
– Corten. No, Morgensen, esto no es un taxi. No tienes que decir “central”. Di algo así como “Nube tormentosa” a “Pájaro rojo”. Acción.
– “Nube rojo” a “Pájaro quince”, estoy entrando en pista. Repito, entrando en pista, “Pájaro quince”.
– Corten. ¿Qué pista? ¿De qué pista estás hablando? Joder, Morgensen, piensa un poco.

(…)

– Oh dioses, oh dioses, estoy pisando Marte. No me siento las piernas. Está todo oscuro, debe de ser por la mañana muy temprano. Hay como moqueta.
– ¿Moqueta?
– Sí, es como una moqueta verde. ¡Eh! ¡Un momento! ¡Hay alguien! Creo que es una chica.
– Morgensen, coño, no te pases.
– ¡Marta! ¡Marta!
– ¿Pero qué dices? ¿Morgensen?
– Es una chica de Marte. Estoy iniciando el acercamiento. Voy a ver si es hostil.
– Para, Morgensen, para. Esto ya es demasiado.
– No puedo, me atrae con sus místicos cantos. Es tan bella. Marta… tú eres…
– ¡Basta ya! ¡Corten! ¿Qué coño estás haciendo? Puto danés chalado de los cojones.
– ¡No! ¡Dejadme, cabrones! ¡Dejadme! ¡No! ¡No! Volveré, Marta, ¡te juro que volveré a por ti!