- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un virus de verdad curará la hipocondría

PROVOCA MOLESTIAS CRÓNICAS Y REALES

Científicos de la universidad de Connecticut han desarrollado un virus capaz de provocar fiebre y otras molestias crónicas en hipocondríacos. Aunque sus efectos pueden ser paliados con medicación, el paciente requiere atención médica constante y sufre un malestar real y permanente. «El ‘hipoviridiae’ convierte en reales las imaginaciones del hipocondríaco, que deja de serlo desde el momento en el que se le inocula este remedio» explica el doctor Richard Namsey.

Desde que fue anunciada la creación del virus para hipocondríacos, los investigadores han recibido cientos de solicitudes y se sospecha que el «hipoviridiae» está siendo suministrado de forma clandestina a algunos pacientes ansiosos. Antes de que el virus pueda recetarse de forma legal, la Agencia del Medicamento Estadounidense (FDA) debe aprobarlo y establecer un protocolo estricto para regular su administración.

«Si se tratara de la vacuna para el SIDA ya estaría en las farmacias. Pero, como siempre, los hipocondríacos tenemos que esperar, esperar y esperar. Para que me atiendan en urgencias tengo que darme cabezazos contra la pared hasta que la cosa parezca seria, lo cual me ha provocado una tortícolis crónica que puede hacer que se me caigan las vértebras de golpe y se me acumulen en la pelvis dejándome el tronco blando y sufriendo el riesgo de desnucarme con cualquier golpe de viento» exclama una de las solicitantes del «hipoviridiae» que hace cola en la universidad de Connecticut. Otro de los ansiosos hipocondríacos no ha dudado en traer de casa una pancarta en la que puede leerse «Nos estamos muriendo».

El doctor Namsey ha tenido que tranquilizar los ánimos de los manifestantes aclarando que «debemos asegurarnos antes de que el virus es realmente perjudicial para el organismo antes de inyectarlo a los enfermos», a lo cual han respondido algunos que «nosotros nos ofrecemos como cobayas ahora mismo si hace falta, no nos preocupan las reacciones adversas». La FDA se ha comprometido a agilizar el proceso de evaluación del nuevo virus porque entiende que es un tema que preocupa de forma especial a gran parte de la población. De momento, la cola en la universidad crece minuto a minuto y los pacientes empiezan a auscultarse entre ellos, diagnosticándose todo tipo de enfermedades.