Desde la madrugada de ayer, el gran panel luminoso de Piccadilly Circus en Londres muestra las letras “asdfqwdt” de forma continuada, hecho que ha provocado la confusión y el desconcierto de los ciudadanos. Aunque en un principio se creyó que era una novedosa campaña publicitaria, fueron muchos quienes empezaron a difundir que se trataba de una clave cifrada del gobierno, de un mensaje subliminal en forma de acróstico o de alguna artimaña extraterrestre. El caso es que tanto los crédulos como los escépticos han sentido curiosidad por el asunto y se han personado en Piccadilly, generando un atasco monumental en todo el West End londinense y propiciando la intervención de las autoridades. “Esto nunca había ocurrido. Y nunca quiere decir desde 1819. La pregunta es, pues, ¿por qué ahora? ¿Por qué ahora y no hace dos o tres años? ¿Tenía que ser hoy? ¿Ahora? ¿No podía ser antes? ¿Un poco antes o bien mucho antes?” se pregunta angustiado uno de los cientos de curiosos que observan atónitos las luces de neón.

Aunque el alcalde de Londres, Boris Johnson, ha explicado en la BBC que el “asdfqwdt” tiene su origen en un teclado averiado y que pronto se resolverá el problema, en algunos foros de Internet circula el rumor de que se han visto “asdfqwdts” en otras partes del mundo, concretamente en la India y en Bélgica. Los temores de que se trate de una conspiración de “asdfqwdts” a nivel mundial ha ido impregnando el ánimo de los ciudadanos, que desconfían de la versión oficial. El propio Nicolas Sarkozy ha hecho un llamamiento a la calma y ha asegurado a los franceses que “en nuestro territorio no ha habido ‘asdfqwdts’ ni los habrá”.