El alto volumen de ventas de “Las tres preguntas” ha quedado en entredicho. El libro de Jorge Bucay, escritor, psicodramatista y terapeuta gestáltico argentino conocido por sus cuentos para ayudar a superar problemas a la gente normal, ha quedado primero en un estudio de libros utilizados como tope para equilibrar mesas que tienen una pata más corta que las otras tres. En segundo lugar quedó “Ya no sufro por amor”, de Lucía Etxebarría, y en el tercer puesto la guía telefónica de bolsillo 07/08 en su edición de Madrid. “Mucha gente no recicla las guías”, se lamentaba uno de los autores del estudio.

“Las tres preguntas” -que según el libro son “¿Quién soy?”, “¿Adónde voy?” y “¿Con quién?”- ha sido elegido ganador, según los encuestados, por su grosor ideal, por la suavidad de su portada y por lo inútil de sus argumentos como libro de autoayuda. “¿Quién soy, adónde voy y con quién? Soy un tope, voy al suelo y en compañía de las otras tres patas xD”, se burla un usuario en el foro de un conocido portal literario de Internet tras lanzar feroces críticas contra Bucay.

El autor ha emitido un comunicado en el que lamenta que su libro haya conocido tal uso, pero no deja de tomárselo con filosofía. “Toda materia se alegra de formar parte de algo, aunque sea de una mesa de contrachapado. Que mis lectores coman, escriban y compartan sueños en superficies menos endebles contribuirá sin ningún tipo de duda a que alcancen antes la felicidad que les deseo. Aún así, podían haber pegado en la pata más corta un taco de madera que la igualara a las otras tres o, más complejamente, haberlas serrado para dejarlas a la misma altura. En esta sociedad la gente va a lo fácil”, se lamenta.

La editorial RBA ya ha anunciado que el próximo libro del autor, “Arreglar mesas cojas mientras piensas en alto”, tendrá una estructura esférica con el fin de evitar posibles usos improcedentes.