- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un imputado del «caso Correa» organizó la boda de Agag

Tiene todas las reservas cubiertas para este año

La tarjeta de visita de Bosch.
Al parecer, no son pocas las parejas que quieren tener su propia boda mediática pagada con fondos públicos. «Pero lo importante no es eso» señala Bosch por teléfono, «lo esencial son los detalles; por ejemplo, las invitaciones llevan el membrete del ayuntamiento que los novios elijan, ya sea el de su pueblo o el de una gran ciudad. Hasta Nueva York, si quieren».

El cuidado en los detalles que puso Alfonso Bosch en la ceremonia puede leerse en parte de la correspondencia privada a la que ha tenido acceso El Mundo Today junto a otros medios. «Las invitaciones de boda son aterciopeladas y tienen música, al abrirlas suena el himno del PP para los que vengan de parte de Ana y el himno español para los que vengan de parte de Alejandro». La ceremonia se organizó, casi en su totalidad, desde la Secretaría General de Presidencia del Gobierno, lo cual ha sido criticado desde algunos medios. Bosch asegura que fue este hecho lo que «puso los ojos como chiribitas a mis actuales clientas, que quieren casarse como Dios manda».

«Contratar a un organizador de bodas es esencial, no digo que todas tengan que contratarme a mí pero muchas chicas disfrutan tanto con la organización que su mente es todo boda-boda-boda, cuando lo importante en esa etapa es hablar con los novios, conocer a la otra familia… Yo lo que les digo siempre es que de la boda me encargo yo, que ellos piensen en el matrimonio» explica Bosch. «Por eso el matrimonio de Alejandro y Ana está funcionando a las mil maravillas. Alto, tampoco digo que todo el mérito sea mío, jaja».

Yo me encargo de la boda, los novios del matrimonio

«Pero no simplifiquemos tampoco, no es sólo el hecho de que yo puedo organizarte una boda usando esta o aquella institución pública. Mi negocio no es ese igual que no lo son las flores con aroma de vainilla, los cisnes hinchables o las despedidas de soltero en la biblioteca del pueblo. Mi negocio va de convertirme en amiga, consejera y hasta hermana mayor, si hace falta, de la novia. Ella es la protagonista. Es algo muy personal y me lo tomo muy a pecho, tanto con el enlace de los Aznar como con el de los Perico de los palotes, me da igual. Todos se merecen la máxima entrega. Sin excepción».

Bosch lleva dedicándose a tiempo parcial desde 2003 a la organización de bodas. «Estoy deseando que con lo de la trama y los juicios y tal me deshabiliten como político para dedicarme por completo a esto», confiesa.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.