- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La SGAE aprueba la auditoría del Ministerio de Cultura

La imparcialidad del Gobierno, fuera de toda duda

No ha habido presiones ni "manos negras" en esta investigación.
Las entidades de gestión de derechos de autor -con la SGAE a la cabeza tanto en número de afiliados como en facturación- son duramente criticadas por los consumidores, que cuestionan la legalidad de medidas como el canon digital por copia privada, la dureza de la ley de propiedad intelectual o las presuntas irregularidades en el reparto del dinero recaudado. César Antonio Molina, ministro de Cultura, presentó ayer un estudio que «deja fuera de toda duda la transparencia de la SGAE y su adecuación a la ley». El ministro, que se mostró nervioso durante toda la comparecencia, insistió en la imparcialidad del Gobierno en todo lo que concierne a los derechos de autor y rogó a los periodistas que no hicieran preguntas sobre el punto rojo de su frente.

La evaluación, aparentemente encargada por el mismo ministro, ha concluido que las entidades de gestión «actúan únicamente en beneficio de los autores, los cuales no podrían llevar a cabo su trabajo sin la labor de recaudación de las mismas». Uno de los periodistas preguntó por algunas de las presuntas irregularidades y auditorías pendientes de la SGAE. César Antonio Molina, que balbuceó al contestar y se mostró dubitativo en un primer momento, recuperó su habitual seguridad cuando el misterioso hombre de negro que siempre le acompaña carraspeó y levantó una ceja sin quitarle la vista de encima.

Molina y, a la izquierda, el hombre de negro.
Molina y, a la izquierda, el misterioso hombre de negro.
En algunos de los dossiers que se han repartido, el ministro había escrito a lápiz una cariñosa dedicatoria para los periodistas en la que se podía leer «Socorro». Cuando se le ha preguntado, durante la rueda de prensa, si con la nota a lápiz «se estaba refiriendo a la situación de la cultura que, por culpa de la piratería, necesita de toda nuestra ayuda y colaboración», Molina ha respondido que, efectivamente, se estaba refiriendo a eso. Pocos ministros europeos empatizan tanto con las penurias de los autores hoy en día: la emoción ha hecho que en ese momento su voz sonara entrecortada y asomaran lágrimas a sus ojos.

Pese a su impecable trabajo, son muchas las voces que creen que el actual ministro de Cultura se muestra demasiado generoso en sus concesiones a las entidades de gestión y lo consideran un títere de Teddy Bautista, presidente de la SGAE. Ésta, que sigue empleando una metodología de recaudación basada en la presión judicial a particulares -tiendas de informática, empresas de autobuses, restaurantes y bares de copas- contratando a detectives de incógnito, mantiene que la gestión del ministerio es libre e independiente. «Nosotros, que por algo somos los que estamos del lado de los autores y conocemos su problemática, hacemos llegar sugerencias al gobierno. Si el ministro las escucha es porque sabe lo que es mejor para la sociedad española, para él mismo y para sus seres queridos. Es un hombre inteligente que, hasta hoy, se ha cuidado mucho de tomar decisiones equivocadas» comentaba Bautista por teléfono esta mañana.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones