- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La mosca del vinagre se pasa al whisky

"VIVEN QUINCE DÍAS Y LOS PASAN BEBIENDO"

Un grupo de genetistas ingleses ha descubierto que la «Drosophila melanogaster», más conocida como «mosca del vinagre» porque se alimenta de frutas en proceso de fermentación, ha variado sus hábitos alimenticios optando directamente por el whisky de malta. «Es un cambio muy significativo, sin duda debido al contacto con el hombre, y sorprende porque se ha producido de forma repentina» explica Roger Lest, experto en etología díptera. Se trata de un animal muy útil para la realización de experimentos genéticos pero se sospecha que su nueva afición por el célebre destilado puede mermar sus capacidades.

«Conocemos el mapa completo de su genoma y, como se reproduce muy rápidamente, nos resulta fácil estudiar varias generaciones. Por eso se ha convertido en un compañero fundamental del genetista. Ahora, sin embargo, las moscas llegan entonadas al laboratorio y no se reproducen tanto. Las ves deambulando perdidas de probeta en probeta, con las alas empapadas, como si les diera todo igual. Las rociamos con agua fría y entonces espabilan, pero lo más grave no es eso. Lo más grave es la actitud» confiesa Richard Fresnel, uno de los primeros expertos que alertó de que a las moscas les pasaba algo raro.

Los investigadores tratan ahora de idear métodos de desintoxicación, pero de momento ninguno de ellos ha dado resultados reseñables. «Les acercas una botella de vinagre y hacen como si no fuera con ellas. Todos sabemos lo que quieren. Son pequeñas y se escabullen, tarde o temprano se salen con la suya. Ya es triste que, viviendo sólo quince días, te los pases bebiendo» reflexiona Fresnel.