- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Evo Morales: «no comeré hasta que tenga tipito»

LA "OPERACIÓN BIKINI" DETERMINA LA POLÍTICA BOLIVIANA

El presidente boliviano Evo Morales está decidido a poner al día su imagen pública y para ello ha iniciado una profunda renovación de su vestuario adquiriendo varios leggings de vinilo, unos vaqueros de pitón, tres «cardigans» de leopardo y siete camisas de topos. «A Kate Moss le ha dado fuerte por el leopardo esta temporada, vi fotos suyas con abrigos y bodies con este estampado y pensé: ‘esto tiene que ser para mí'». Asimismo, ha iniciado una huelga de hambre que no abandonará «hasta que deje de tener esa cara de chancho gordo».

Iván Canelas, portavoz del gobierno boliviano, ha defendido la postura de Morales porque «es la manera de que nuestro país esté a la altura de los grandes», aunque ha reconocido que la actitud del presidente es «un tanto extrema». De hecho, el entorno del mandatario se muestra inquieto por la huelga de hambre iniciada por Morales, que se encierra en su habitación del Palacio de Gobierno de La Paz leyendo revistas de moda y gritando de vez en cuando: «¡Gorda! ¡Gorda! ¡Gorda!». Canelas insiste en que «pronto se le pasará la manía, especialmente cuando adelgace un kilo o dos y vea que si come una ensaladita y no pica entre horas tampoco es necesario estar en ayunas. Yo ya le he dicho que si no comes absolutamente nada, luego lo que haces es desmadrarte y todo el esfuerzo anterior se va al garete. Lo importante es controlar el peso, no pasarse con la ‘chela’ y hacer mucho ejercicio».

El ejemplo del presidente ha servido para que miles de bolivianos hayan iniciado también un estricto régimen, cuidando su figura y optando por el mismo peinado de Morales, que se inspira claramente en la moda «retro» que proclama el regreso a la década de los ochenta.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones