- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Aumentan los usuarios del lavabo

PODRÍA CONVERTIRSE EN EL NUEVO IPOD

El aumento ha sido súbito y espectacular.
Una encuesta a nivel mundial encargada por la Cleveland Clinic Foundation ha detectado un aumento muy significativo de los usuarios del baño en 2009. «Aún no ha acabado el año y ya se superan con creces las cifras de 2008. No sabemos cómo se ha podido absorber el repentino aumento de la demanda ni por qué de repente la gente se aguanta tan poco» declara George Rells, responsable del estudio. Algunos sociólogos apuntan a la crisis económica como factor determinante: «no se sabe si en el futuro inmediato seguirá habiendo lavabos o volveremos a la letrina, por lo que la gente quiere aprovechar al máximo, viviendo el momento» explica el teórico italiano Silvio Palladio. El perfil del usuario medio del lavabo es una mujer de treinta años, con estudios, y que generalmente necesita orinar.

El urinario, serio rival del iPod.

El artista Marcel Duchamp creó una línea de ataúdes para bebés inspirada en el urinario.
El lavabo ha demostrado desde el pasado mes de enero que puede introducirse en las vidas de los ciudadanos hasta convertirse en un elemento imprescindible. En este sentido, rivaliza claramente con otros éxitos comerciales como el iPod, la Coca-Cola o la Play Station. «Puede que la clave esté en la cantidad de accesorios y opciones de personalización que ofrecen los aseos hoy en día, además de la posibilidad de trascender su función principal convirtiéndose también en un espacio para la socialización» explica Vicente Verdú en su ensayo «El baño como red social en la posmodernidad líquida». Desde el siglo XV, el lavabo ha ido colonizando gradualmente las ciudades y los pueblos hasta el punto de que, según Verdú, «mear en la calle es un acto marginal de rebeldía poética».

Lo da todo sin pedir nada a cambio.

Otro de los puntos fuertes del lavatorio es la inmediatez y la facilidad de uso, aparte obviamente de la gratuidad. Aunque existen algunos lavabos de pago, son muy marginales y la gente ya no está dispuesta a pagar por miccionar, defecar, esnifar o masturbarse. El proceso en este sentido ha sido similar al de la industria discográfica, aunque más progresivo. «El váter merece ser el próximo hombre del año de la revista ‘Time’. Si fuera un hombre de verdad, sin duda lo sería» sostiene Vicente Verdú. El estudio de la Cleveland Foundation no hace sino confirmar la importancia del baño y llega a concluir incluso que «con la cantidad de veces que una persona va al baño a lo largo de su vida podrían construirse puentes levadizos por valor de 300 mil euros netos».