- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Aíslan el gen de Torquemada

EL HALLAZGO PERMITIRÁ PREVENIR CONDUCTAS VIOLENTAS

Una investigación arqueológica realizada en las afueras de Ávila ha recuperado unos restos pertenecientes al inquisidor Tomás de Torquemada, máximo responsable de la expulsión de los judíos de España en el siglo XV. Los análisis de ADN han permitido a los investigadores aislar un gen al que han bautizado como «Torquemada» y que sería el principal responsable de las actitudes violentas y xenófobas que caracterizaron al inquisidor español. «Un simple análisis de sangre puede detectar si una persona posee el gen de Torquemada y, por tanto, presenta un comportamiento intolerante y agresivo, aunque sea en estado latente» explica el genetista Roberto Blea. La Asociación Pro Derechos Humanos de España ha advertido del peligro que puede conllevar la detección del gen: «si marginamos a los ‘torquemadas’ estaremos haciendo justamente lo que queremos evitar» asegura Manuel Ollé, responsable de la asociación.

Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de Interior, ha afirmado que «el hallazgo es una muy buena noticia, y no se trata ahora de demonizar a los que posean este gen pero sí de llevar a cabo un seguimiento y tomar medidas preventivas». Margarita Boladeras, experta en bioética, hace un llamamiento a la prudencia: «hay que tener en cuenta la privacidad de las personas, que tendrían que dar su expreso consentimiento antes de ser sometidas a la prueba. No olvidemos que alguien que es tachado de ‘torquemada’ puede actuar violentamente por mera sugestión, simplemente porque cree que es lo que esperan de él». El cardenal Rouco Varela, por su parte, sostiene que «la investigación adolece de cierto reduccionismo científico e histórico, porque los genes no determinan hasta tal punto a las personas y, además, se sabe que la figura de Tomás de Torquemada se ha mitificado y se estima que, al menos en su vida privada, fue bastante cariñoso».

Ya son muchos los españoles que han sentido la necesidad de acudir a un centro hospitalario para ser sometidos a la prueba genética. «Mi marido también tiene el cabello como un aro de cebolla, se parece bastante a Torquemada y tiene mal pronto. Queremos salir de dudas» sostiene María J. Los expertos, sin embargo, advierten de que la expresión del gen Torquemada no puede detectarse a nivel fenotípico y, por lo tanto, no tiene nada que ver con que uno se parezca o no al célebre inquisidor.