- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un cura inventa una religión infantil con falsos ídolos

SE LLAMA PITIFLAUTISMO

El Gran Boló.
Con el fin de cultivar el sentimiento religioso en los niños «sin que su espiritualidad crezca desordenadamente», el padre Robert Emerald ha inaugurado la primera iglesia «pitifláutica» en Londres. Con una iconografía más parecida a la de una tienda de juguetes que a la de un templo de oración, el peculiar santuario pretende «extender la Palabra de Boló, el nuevo dios de la infancia que predica las cosquillas y las sonrisas de terciopelo». Su doctrina se apoyará en «falsos ídolos que servirán de entrenamiento para cuando la criatura esté preparada para abrazar la auténtica fe en Cristo».

«Los niños utilizan muñecos para ensayar los roles familiares, tienen cocinitas, coches e incluso juegan a las profesiones. En cambio, carecen de un sistema similar para practicar la fe, son adoctrinados ya en una religión adulta que incluye conceptos bastante duros como la muerte o el sufrimiento, totalmente inadecuados para una mente inmadura. Por supuesto, el objetivo es que acaben en el catolicismo, pero abrazarán con más convicción al verdadero Dios si antes han incorporado la trascendencia en sus juegos» argumenta el prelado. El pitiflautismo «sigue la estructura de un sistema común de raíz neoplatónica» donde el ser supremo es el perrito Boló, que todo lo determina. Sus profetas son muñecos de trapo diseñados por el propio Emerald y que presentan distintas características y virtudes dependiendo de su color y su textura. El representante del Mal Supremo es Garlótidas Romeiro, «un conejo blanco con alma de verdura que se agarra a los pezones de la gente».

Garlótidas Romeiro.
Garlótidas Romeiro.
Ante quienes critican a Robert Emerald por frivolizar los asuntos religiosos, él mismo se defiende asegurando que «en ningún momento se rompe la idea de que Dios es inalcanzable, inasible y omnipotente, y es precisamente por eso que a Boló no se le puede tocar porque es bastante escurridizo. También es el primer perrito que lanza apetitosas chuletas a los niños para mostrar su presencia, un poco como hace el Señor de carne y hueso con los milagros y las apariciones». De momento son quince las criaturas que han abrazado el pitiflautismo, el cual será compatible con su rendimiento escolar pero no con los Pokémon, los Power Rangers «y otras interferencias comerciales que pervierten la esencia de la religión basándose en estrategias de sometimiento».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.