- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Se quedaron sin Watchmen en Bilbao

Los cines proyectaron por error copias de "Amarcord" de Fellini

Entraron a ver esto y vieron buen cine.
El estreno más esperado del año, la película de Zack Synder que adapta el mítico cómic de Alan Moore, llegó ayer a las pantallas de todo el mundo. Aunque no a todas, pues un error en la distribución hizo que en los cines de Bilbao en vez de «Watchmen» las latas de la película contuvieran el film «Amarcord», una de las joyas del neorrealismo italiano. Sin embargo, nadie pareció darse cuenta del incidente y el público disfrutó de la cinta. «Pensaba que sería una adaptación demasiado libre porque el cómic es muy complejo y que no me gustaría. Pero la escena en la que Búho Nocturno descubre su sexualidad y esa estanquera le pone la cabeza entre esos enormes pechos, no sé, es divertida y sobrecogedora a la vez. No estaba en el cómic pero aporta una lectura muy sugerente» comenta Fermín, que ha acudido al cine con unos amigos. Todos ellos llevan ceñidas camisetas de héroes enmascarados y están tan encantados como él con lo que creen que es «Watchmen The Movie», es decir, con «Amarcord».

«Al principio pensaba ‘buf, no hay acción, esto es como la primera peli que hicieron de Hulk, que parecía un protector de pantalla’. Pero qué va, luego vas descubriendo esos pequeños momentos, como la escena en la que el Dr. Manhattan, creo que era el Dr. Manhattan, se pierde en la niebla y se pregunta si está muerto o no. Te hace pensar, no sé. Ha sido muy intensa» comenta Felipe, que se declara fanático del cómic. «Watchmen será un clásico. No me emocionaba tanto desde el capítulo musical de Buffy Cazavampiros».

Curiosamente, el respetado crítico bilbaíno Francisco Pocero no parece tan convencido de la calidad de la cinta, tal y como ha dejado patente en su blog. «La película es de una bajeza infame. 150 millones de dólares han hecho falta para producirla. ¿Cuántos millones necesitaron los creadores de la nouvelle vague o del realismo italiano para emocionarnos de por vida? Lo que nos resultaba fluido, ácido, transgresor y convincente en esas películas de hace cuarenta años, en la película de Synder resulta fofo, previsible, pretencioso, un quiero y no puedo con afanes líricos sobre personajes forzados y espúreos. El tedio se apoderó de mí a los pocos minutos. Los espectadores, eso sí, vibraron de emoción» comenta en el blog que escribe para su diario. «Ojalá el público se despojara de sus prejuicios, olvidara las millonarias promociones de los blockbusters americanos y se atreviera a adentrarse en el maravilloso imaginario del cine europeo de los grandes directores como sí hemos hecho algunos. Aunque, a estas alturas y por culpa de despropósitos como esta película, dudo que fueran capaces de apreciarlo», apostilla.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones