“Ets un bon jan però ací les coses van justes, ves què t’haig de dir” (“Eres un buen tipo pero aquí las cosas van justas, qué quieres que te diga”). Esta es una de las cuarenta y tres frases en catalán que la campaña “Acomiada’l” (“Despídele”) ofrece a los empresarios que operan en Cataluña con el fin de facilitarles el cumplimiento del nuevo reglamento elaborado por la Secretaria de Política Lingüística. Dicha normativa establece la obligación por parte de las empresas de “emplear el catalán en la relación con los empleados, incluyendo también el momento en el que se comunica el final de la misma”. Bernat Joan, responsable de la Secretaria, ha argumentado que “la medida es coherente con la implantación del catalán en todos los ámbitos de la vida del ciudadano, sean agradables o no”.

El Círculo Ecuestre ha criticado la imposición alegando que el hecho de convertir el despido en catalán en algo obligatorio generará polémica y tendrá efectos contraproducentes. “Podemos entender que para un catalanohablante resulte alienante que le despidan en una lengua que no es la materna, pero ocurre lo inverso también en quienes tienen el castellano como lengua principal”, ha asegurado el presidente del Círculo, Manuel Carreras. “¿O es que piensan despedir sólo a los que hablen catalán? Por mí bien”, ha ironizado. Ajeno a las críticas, Bernat Joan asegura que “la medida tirará adelante sin complejos, con total normalidad, y no tiene por qué resultar problemática porque es de sentido común”. Consciente quizá de los riesgos que entrañaría una política demasiado represiva, la Secretaria ha obviado concretar de momento las sanciones a las que se enfrentarán los empresarios que decidan no tener en cuenta la reglamentación.

El folleto explicativo con el que se difundirá la campaña “Acomiada’l” incluye, entre otras, las siguientes expresiones a modo de ejemplo ilustrativo:

– “No facis aquest posat d’estaquirot. Tal dia farà un any” (“No hagas esa cara de pasmarote, ‘tal día hará un año'”).

– “Sempre se’n van els millors, però són ordres de Madrit” (“Siempre se van los mejores, pero son órdenes de Madrid”).

– “Qui canta els seus mals espanta. Apa, ves passant que tens familia que t’espera” (“Quien canta sus males espanta. Venga, ve tirando que tienes a la familia esperando”).

– “Ara podràs quedar-te fins tard mirant en Buenafuentes” (“Ahora podrás acostarte tarde y ver a ‘Buenafuentes'”).