Iker Jiménez y Javier Sierra intentan entender el Cosmos.
Fueron muchas las personalidades ilustres que acudieron a la ceremonia, en su mayor parte videntes como Aramis Fuster o Juan Santacruz. Pero salvo ellos, ninguno de los invitados pudo ver a la desposada. Como es lógico, los asistentes corrieron raudos a preguntar a los videntes, que aseguraron que estaba “guapísima vestida de tul con transparencias”. Los medios, intrigados por conocer la opinión de Conchita, tuvieron que pagar cincuenta euros para que los médiums accedieran a contactar con ella. Pese a ello, la novia habló poco y tímidamente se limitó a agradecer a todos los invitados a la boda su presencia.

Tras el enlace -que se conoce como “La boda de la novia cadáver”-, la familia de Iker se mostró comprensiva. “Al principio nos costó aceptar lo de su espectrosexualidad. Y también que se casara por lo paranormal y no por la Iglesia. Toda madre quiere que su futura nuera no sea etérea, pero al final pensé que si era lo que mi hijo quería, sería también bueno para mí”. El propio Jiménez explicó sus planes de futuro: “aparcaré ‘Cuarto Milenio’ durante algunos meses. Ahora sólo quiero disfrutar de mi mujer, viajar mucho y puede que en el futuro tengamos algún pequeño fantasmita rondando por aquí”. También se refirió directamente a la polémica generada tras la boda: “simplemente queremos ser una pareja normal. Al igual que los gays y las lesbianas, queremos igualdad total. Y sobre todo un cambio en la liturgia. Estamos cansados de oír risitas cada vez que el cura dice ‘hasta que la muerte os separe’. No tiene sentido que esto pase en un país democrático”. 

Al menos cien integrantes del Foro Español de la Familia se manifestaron en las afueras del camposanto para boicotear el enlace, que consideran “un ejemplo perturbador para la sociedad”. Se calcula que en España existen al menos diez mil espectrosexuales -hombres y mujeres- que no se atreven a reconocer su condición por miedo a ser marginados. Jiménez asegura que tiene la intención de visibilizar la espectrosexualidad en un libro que se titulará “El más allá del sexo”.