La familia de Manuel Fraga ha revelado esta mañana los resultados de una revisión rutinaria que se le practicó el pasado viernes al presidente fundador del PP, cuyos resultados fueron satisfactorios a excepción de una peculiaridad: Fraga es incapaz de percibir los colores. Según parece, esta deficiencia no tiene nada que ver con la edad porque es congénita. “Él no se queja nunca, es como un tanque, siempre adelante” declara su hijo José Manuel. La noticia ha sido recibida con sarcasmo por parte de la oposición, e incluso algunos se han atrevido a asegurar que Fraga “piensa también desde siempre en blanco y negro”.

“Debe de ser horrible no poder percibir los matices del color, no disfrutar del arte en todo su esplendor, o de la propia naturaleza. Que no se haya quejado nunca, que haya sabido disfrutar de lo que ha tenido sin lamentos ni victimismo dice mucho de su carácter luchador, de su afán de superación. Mientras España avanzaba hacia la democracia de tecnicolor, él seguía percibiéndolo todo como si fuera el NO-DO” ha afirmado con solemnidad el líder popular Mariano Rajoy. Manuel Fraga no ha querido comentar las bromas de mal gusto que su deficiencia ha generado, aunque sí ha apuntado que “malfrides monfes mululadra fasnapunta desledrin jurpín mojalde lorencítides astrafúnfedes democracia”.