Un estudio del Instituto de Psiquiatría de Manchester ha concluido que en el año 2050 -“año arriba, año abajo”, afirmó el doctor Daniel Stapleton- ningún niño buscará la verdad absoluta. Según Stapleton, “las conexiones neuronales que antes llevaban a la meditación y la búsqueda interior de respuestas han evolucionado en los últimos años y se limitan ahora a enviar información a los dedos para que éstos tecleen en Google o Wikipedia. Lo cual es paradójico, porque pese a interesarse por la información que puedan aportar estos portales, ningún niño se la creerá remotamente. Nos pareceremos un poco más a las cabras en ese sentido”.

Muchas voces se han alzado en contra de este estudio al considerar que condicionará a los bebés del futuro a ser relativistas por obligación. “Mi bebé es un cínico”, afirma una madre indignada desde un foro de Internet, “y al leer esta noticia se va a volver más cínico todavía”. Un padre, bajo el nick de “DesperateDaddy19” (“padre desesperado 19”), le responde: “peor es tener un bebé escéptico. Cuando se toma el biberón se nota que no se cree que lo que bebe es realmente leche”.

Un escéptico precoz.
Un escéptico precoz.

Numerosas asociaciones de padres ya han formado la plataforma “I object”, que apuesta por el nacimiento de bebés objetivistas. La mayoría de católicos es aplastante en este grupo. “El relativismo moral me lo paso yo por el forro”, afirmó un padre exaltado en una manifestación celebrada en Londres a la que acudieron 3.000 personas. “Me avergonzaría que las primeras palabras que diga mi nieto en 2050 sean ‘bueno, depende, yo qué sé’.”

Curiosamente, del mismo estudio se ha sacado otra conclusión alarmante. Al igual que las conexiones neuronales se han alterado y llevan ahora a la Wikipedia en lugar de a la meditación, se ha concluido también que a partir de 2070 las descargas cerebrales que actualmente nos hacen aplaudir harán que, en su lugar, demos patadas al aire. “Esto hará que los promotores de conciertos tengan que replantearse la forma y estructura de sus eventos”, ha afirmado Stapleton.