Este fin de semana se ha organizado en Nueva York una cumbre mundial protagonizada por los llamados “negacionistas del cambio climático”, es decir, los científicos, intelectuales y estadistas que defienden que la intervención del Hombre no provoca el calentamiento global, si es que existe tal cosa. Algunos de estos escépticos aseguran incluso que la acción humana es positiva en términos climatológicos. Para transmitir con fuerza esta tesis, y para contrarrestar también la buena prensa del “buenismo ecologista” que encabeza Al Gore, los negacionistas cuentan con el liderazgo del Yeti, mítico referente cultural que sostiene también que lo del calentamiento es “una patraña nacida de la ignorancia”. También José María Aznar se ha sumado a las críticas del Yeti, con quien planea escribir un libro en un futuro no muy lejano.

El Yeti y Aznar han coincidido en numerosas charlas.
“El Yeti tiene una capacidad de liderazgo incuestionable. No en vano, lleva muchos años trabajando en duras condiciones climatológicas y si él dice que no hay calentamiento, hay que creerle” asegura el ex presidente Aznar. El carismático líder de la FAES no ha podido asistir a la cumbre mundial por cuestiones de agenda, pero en otras ocasiones ha impartido charlas junto al Yeti, con quien le une “una amistad de muchos años, forjada en el amor a la verdad y a la ciencia”. El Yeti, por su parte, ha alabado también las virtudes de Aznar: “no hay líderes así en España ni tampoco en el resto del mundo. Lo que impera es el sofismo y la retórica vacua de personas como Al Gore. La prueba de su inconsistencia es que nunca ha accedido a enfrentarse a mí en un debate sobre el cambio climático. Es consciente de que arrasaría, me comería todos sus falaces argumentos”.