Noe Zodiac

Noe Zodiac.

Kike García. ¿Cuándo decidió que quería dedicarse a la ingrata tarea de comunicar despidos?

Noe Zodiac. Cuando, a los diecisiete años, me despidieron con un triste papelucho manchado de café. Pensé que aquello tenía que cambiar. Y ya no la considero ingrata.

KG. Déme un ejemplo que demuestre que no lo es.

NZ. Esta mañana he despedido a un alto ejecutivo. Hemos inflado doscientos globos con mensajes de despedida de sus compañeros y hemos llenado su despacho de ellos. Ha sido muy emotivo. Sus jefes se han ahorrado un momento incómodo y él se ha ido a casa bien contento. No sólo ha dado las gracias: ¡ha renunciado a la indemnización!

KG. Impresionante.

NZ. Jaja, algunos han sentido envidia. Pero ya les hemos dicho que habrá más recortes el mes que viene. Esperan ya su turno con emoción, aunque lo que no saben es que los jefes no han decidido quién será el afortunado.

Convierta el despido en un premio, haga una placa y compre flores: se irán a casa silbando

KG. ¿Qué hacen en ocasiones así?

NZ. Recurrimos al juego de las sillas, hacemos carreras de sacos… es muy divertido. Intentamos que los empleados vengan con sus familias, preparamos ponche, montamos unas cuantas barbacoas…

KG. Y se van contentos.

NZ. Jaja, contentísimos. Son conscientes de que están siendo despedidos, no crea. El problema es que normalmente los jefes le hacen a uno pasar a su despacho y con el rostro como muy afectado te dicen que has sido despedido como si fuera el fin del mundo. ¿Cómo se lo tomaría usted entonces?

KG. Mal.

NZ. Jaja, claro, y yo también. Pero si yo monto un espectáculo de marionetas y viene Caperucita y le dice que ahora tendrá más tiempo libre para dedicarse a usted mismo, ¿cómo se lo tomará? Pues estupendamente. No es importante lo que ocurre, sino el sentido que le das a lo que ocurre. Convierta el despido en un premio, haga una placa y compre flores: se irán a casa silbando.

Cualquier cosa es una fiesta si hay globos
Cualquier cosa es una fiesta si hay globos.

KG. Eso está bien, pero… ¿marionetas para adultos?

NZ. Jaja, y magos. A todos nos gusta que nos ilusionen. Una vez contratamos a un mago profesional que, en una tarde, se deshizo de media plantilla. Al bedel le dijo que escogiera una carta. La enseñó al público. Y el mago le dijo: “¿pone que estás despedido?”. El bedel, impresionado, gritó que sí y empezó a aplaudir.

KG. ¿Y a los otros?

NZ. Jaja, metió sus contratos en una chistera y desaparecieron, así que ya no estaban legalmente contratados. Estuvo muy bien. Hay fotos.

KG. ¿Puedo preguntarle una cosa?

NZ. Jaja, es una entrevista.

KG. ¿Por qué dice “jaja” antes de decir cualquier cosa?

NZ. Jaja, me estoy riendo.

KG. No, eso no es una risotada. Ni siquiera sonríe cuando lo hace, lo dice como si dijera “casa” o “barco”… con la misma entonación.

NZ. Jaja, bueno, quiero parecer simpático y como esto se leerá por escrito…

KG. Muy astuto.

NZ. Jaja, sí.