- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Antonio Basagoiti seduce a Patxi López con poemas de «amor cortés»

Basagoiti: "Esta incertidumbre es un fuego helado que nubla mi sentido"

-

Patxi López.
El dulce veneno del cortejo se ha instaurado en el País Vasco tras la pérdida de la mayoría absoluta por parte del PNV. Patxi López, el candidato socialista, podría convertirse en lehendakari con el apoyo del PP o del PNV, o bien podría formar gobierno en solitario mediante acuerdos puntuales. El candidato del PP, Antonio Basagoiti, no pierde oportunidad para intentar seducir a López con la lírica y leer uno de los sonetos del cancionero que ha escrito para él: «yo no nací sino para pretenderos, mi alma os ha cortado a su medida», declaró ayer por la tarde en la Cadena SER aludiendo al socialista. Ibarretxe cree que los poemas de amor cortés pueden ser un juego «peligrosísimo» para la sociedad vasca. Basagoiti ha replicado que en su devoción no «ha habido nada torpe ni impuro, nada culpable, salvo la desmesura». 

Pese a que ha provocado cierto malestar en las filas populares, algunos analistas políticos creen que esta inclinación de Basagoiti hacia los poemas de amor cortés está justificada por la situación. El filólogo hispanista Francisco Rico, con el que este diario se ha puesto en contacto, parece confirmarlo: «este tipo de lírica medieval y renacentista era propia de la nobleza en la que solían darse amores prohibidos entre distintos linajes. Amores adúlteros y trágicos pero marcados por el destino en los que, en ocasiones, la dama no corresponde del todo al amor del caballero, que le promete una fidelidad ciega, casi religiosa», comenta Rico. «En el caso que nos ocupa, Patxi López se corresponde clarísimamente con la figura de la ‘donna angelicata’ típica del petrarquismo».

Algunos de los poemas de Basagoiti han recibido muy buenas críticas y algunas revistas se han mostrado interesadas en su publicación. Basagoiti es ajeno al ruido que está produciendo su actitud y parece estar consumido por la incertidumbre de la situación al escribir versos como «Paz no encuentro, temo y espero; ardiendo, estoy helado» que puede encontrarse en el exquisito soneto XVI, en el que también puede leerse un terceto que hiela la sangre: «llorando grito y el dolor transito / muerte y vida me dan igual desvelo; / por vos estoy, Patxi, en este estado».

El socialista, por su parte, no sólo parece encantado con la situación y se deja hacer, sino que desarrolla a la perfección su papel de objeto de seducción y deseo, aunque siempre sin mostrar sus inclinaciones respecto a Basagoiti. Es muy probable, sin embargo, que finalmente forme gobierno con el candidato popular. Dicha posibilidad, atendiendo a lo que opina Francisco Rico, no sería la mejor de las posibles: «una de las convenciones del género cortés es que el amor es siempre platónico y contemplativo. Si llega a consumarse supone la perdición para los amantes. Aunque eso siempre es motivo de nuevos poemas. La verdad, no estaría mal ver en la obra de Basagoiti un giro hacia la pesimista poesía del romanticismo».