- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Oceanía dejará de ser un continente

Siguiendo el precedente de Plutón, verá reducido su estatus geoplanetario

La medida planteada fue aprobada en asamblea tras árduas negociaciones entre los representantes asiáticos y norteamericanos. El punto que suscitó más controversia entre ambos continentes fue la repartición de la soberania del estado de Kiribati. Si bien desde un primer momento se asumió que sería Asia la que se haría con el control de todos los países que hasta ahora formaban parte del continente oceánico, Estados Unidos no quiso renunciar a hacerse con el pequeño archipiélago. «Se trata de una cuestión sentimental para los estadounidenses y sobre todo para su presidente- declaró el delegado americano Daniel Cavenaugh-. Hay que recordar que el presidente Obama nació en Honolulú, es polinesio y como tal se identifica con su cultura y con sus vecinos kiribatianos. La lógica decía que este pequeño debía pasar a formar parte de Hawaii, como finalmente ha sido».

Algunos de los nuevos asiáticos celebran la decisión.

La reacciones no se han hecho esperar. Son muchos los que ven degradante el trato que desde las Naciones Unidas se está dando a Oceanía y sus gentes. La plataforma creada por Japón, Madagascar, la FORBI (Federation of Reasonably Big Islands) y cientos de asociaciones y órganos gurbernamentales polinesios se opone radicalmente a la resolución internacional y anuncia medidas de presión. «Es una locura intentar borrar un continente del mapa. Nadie se plantearía eliminar a Europa o América. ¿Por qué sí se puede hacer con Oceanía?» se pregunta Nicolas Saunders, presidente de la FORBI. «Sabemos positivamente que no es cuestión de tamaño. Nos ningunean porque somos islas. Deben saber que los isleños también tenemos sentimientos». El delegado estadounidense responde a las quejas con sarcasmo: «pueden estar agradecidos de que, con lo pequeño que es ese trozo de tierra, no hayan decidido convertirlo en Pokémon».

No todas las opiniones son contrarias a esta degradación en la escala geográfica que va a sufrir Oceanía. El gobierno australiano, en un comunicado oficial, ha manifestado sentirse «orgulloso e ilusionado» por pasar a formar parte de un continente con «tanta tradición y nobleza como el asiático». «Todo el mundo ha oído hablar de europeos, americanos, africanos o asiáticos… ¿pero oceánicos? Este es sin duda un adjetivo que se aplica a un buen número de objetos, conceptos, plantas y animales, pero nunca a personas. Además será muy bueno para Australia pasar a formar parte de una cultura milenaria como la asiática, que tanto ha aportado al desarrollo de la historia. Nosotros hasta ahora sólo habíamos aportado ovejas» declaraba ayer en un tono distendido el ministro de exteriores de Australia, Russell Kraemer, que ha sido acusado de fomentar el autoodio.

Ante las preguntas de El Mundo Today acerca de la polémica desatada en torno a esta decisión, el presidente de la comisión de la ONU Maurice Delacroix ha contestado que «la decisión de la comisión es en firme y por unanimidad, la ONU no va a ceder ante las presiones de unos malditos paletos isleños y sus repugnantes costumbres de endogámica procedencia».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones