- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

«Nuestro matrimonio no existe. Deja de disfrutar de la vida y empieza a preocuparte»

Los ricos usan los autobuses para dejarse recados

La mediática campaña de los autobuses ateos aterrizó en España el pasado mes de enero. Los carteles con el lema «Probablemente, dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida» han sido vistos ya en Madrid y Barcelona. La respuesta no se hizo esperar, y pronto pudieron verse carteles como «Dios sí existe. Disfruta de la vida en Cristo» e incluso «Este autobús te garantiza que la revista Pronto existe». Sin embargo, a diferencia de Londres (ciudad donde surgió la iniciativa), en España la campaña ha derivado en un uso inesperado. La divulgación de las tarifas publicitarias ha hecho que los más pudientes se hayan planteado utilizar los autobuses como post-its gigantes. Estos días ya pueden leerse mensajes como «Recuerda ir a buscar a mi madre» o «Dar de alta Internet. Llamar lampista.»

La tendencia, que no parece una moda pasajera, no ha sentado bien a los usuarios del autobús. «Es una vergüenza» dice una señora mayor en la cola del 66, «los ricos apenas usan el autobús, así que no sé por qué tienen que venir a agobiarnos con sus mandangas. Que se lo pinten con spray en el coche y nos dejen tranquilos». «El otro día tuve que dejar pasar tres autobuses en los que ponía ‘Estás como una foca, foca, foca’. Tres veces, sí. Luego supe que una ejecutiva de Nestlé está intentando adelgazar y se va dejando mensajitos de ese estilo por todas partes. Pero yo no tengo la culpa y no tengo por qué aguantarlo» señala José F., usuario desde hace treinta años del autobús 17.

Mensaje de Cristina para su novio
Mensaje de Cristina para su novio

Desde MediaBus, la empresa que gestiona la publicidad en los autobuses de Madrid y Barcelona, no creen que se estén vulnerando los derechos de los usuarios ni de los ciudadanos. «Es perfectamente legítimo que un particular quiera hacer uso del soporte publicitario que ofrecemos si puede pagar las tarifas» dice Eduardo Montes, presidente del grupo. «Además, el servicio que ofrecemos es inmediato. De hecho, estamos trabajando en anuncios interactivos donde la gente pueda enviar comentarios y hacer votaciones, aunque no estarán listos hasta finales de año.»

Estos son algunos mensajes que han podido verse hasta ahora:

Rúben, nuestro matrimonio no existe. Deja de disfrutar de la vida y empieza a preocuparte. María.

SPA a las siete. Recoger Rufus veterinario. Cena en Maxim’s.

Como toques el flan de la nevera te mato, Cris.

Rúben, tenemos que hablar. María.

La cocina está hecha un asco y esta semana te TOCABA A TÍ. Martín.

Mariajo kiere ir al cine. T apunts? Dme argo XD. Bsitos.

María, ¿quieres coger el teléfono de una puñetera vez? Podemos arreglarlo. Rúben.