- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Ion Vélez, denunciado por amenazas

EL JUGADOR DEL ATHLETIC NO HA QUERIDO PRONUNCIARSE

Al parecer, Vélez amenazó con torturar y matar a los jugadores del Sporting de Gijón y además lo hizo públicamente, cuando fue entrevistado diez minutos antes del partido por un periodista de la cadena SER. La emisora ha difundido esta mañana los cortes de voz en los que se basa la denuncia que ha presentado el club asturiano y las afirmaciones del joven navarro no permiten demasiadas interpretaciones: «vamos a arrasar, estoy convencido de que se dejarán la piel en el campo pero, al menos yo, voy a luchar hasta la muerte aunque sea por encima de su cadáver. (…) Pelear por la Copa del Rey es un sueño que dura veinticinco años ya, hay mucha motivación y el partido será un bombazo. Machacaré al que se ponga por delante».

 

Aitor Ocio, Ion Vélez, Aritz Aduriz y Joseba Etxeberria.

 

«Es inadmisible en una sociedad democrática, y lo del bombazo me parece una afrenta al Estado de Derecho que no debe permitirse, y mucho menos en nuestro país con la problemática que se está viviendo en materia de terrorismo», ha asegurado Manuel Preciado, entrenador del Sporting. «Teníamos miedo, yo estaba allí cuando decía todo esto ante el micrófono y lo de que nos iba a despellejar me estremeció. Pero claro, ¿qué puedes hacer en aquel momento? Salir al campo y rezar», confiesa el delantero luanquín Luis Morán. 

Algunos aficionados del Sporting, encabezados por un ingeniero llamado Kiko Rojas, quieren impugnar el resultado del partido dado que los jugadores de su equipo no jugaron «en las condiciones psicológicas adecuadas, sufriendo una presión que no tiene nada que ver con la del deporte, sino con el miedo a la muerte y a ser torturados». Ni Ion Vélez ni los representantes del Athletic de Bilbao han querido dar explicaciones por el momento.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.