Francisco Camps.

Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, se ha mostrado enormemente ambiguo ante los medios de comunicación cuando ha sido interrogado acerca de su implicación en la trama corrupta que azota al Partido Popular. “Nunca llueve a gusto de todos” ha declarado cuando se le ha preguntado por esos 30.000 euros en trajes que supuestamente se le habrían pagado a cambio de favores en la Administración. Los socialistas valencianos han interpretado sus palabras aclarando que “problemente se refiriera a que tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”. Mariano Rajoy no ha tardado en acudir en defensa del acusado: “de un sólo golpe no se derriba un roble y no pica la abeja a quien en paz la deja”. Maru Menéndez, portavoz del PSOE, ha insistido en que “a quien burros favorece, coces merece” refiriéndose claramente al líder de los populares. Esperanza Aguirre, por su parte, insiste en acusar a los socialistas de haber organizado una campaña en contra de su partido, advirtiendo que “quien a una bestia hace mal, es más bestia que el animal”.

Para acabar de complicar el cruce de acusaciones, Gallardón ha recurrido a una canción de los Beatles sin que haya quedado claro a quién se estaba refiriendo, y si estaba siendo crítico o no con esa persona en cuestión: “él es un verdadero hombre de ninguna parte, sentado en su tierra de ninguna parte, haciendo todos sus planes de ninguna parte, para nadie. No tiene un punto de vista, no sabe dónde va. ¿No se parece en algo a ti y a mí?”. Tras recitar esta traducción improvisada de “Nowhere Man”, ha señalado a los periodistas que le escuchaban y ha insistido: “¿no se parece en algo a ti y a mí?”.