Dos estúpidos universitarios programan un nuevo buscador web al ignorar que ya existe Yahoo!

HEMEROTECA 27 DE SEPTIEMBRE DE 1998

Dos universitarios llamados Larry Page y Sergey Brin han inaugurado una nueva web llamada Google (pronunciado Gauguin) que funciona a modo de “motor de búsqueda web” que han programado de cero porque probablemente ignoraban que ya existen los gigantes Altavista y Yahoo!. A diferencia de esta última, la nueva Google resulta poco fiable porque deja a una máquina el trabajo que hasta ahora hacía un humano al apuntar las webs buenas en un listado público.

Es posible que estos jóvenes informáticos tampoco conozcan los populares foros de debate, donde es posible plantear dudas de todo y que otro internauta responda con la amabilidad habitual y natural inclinación al diálogo de los usuarios de la red de redes. Lógicamente, que existan estas webs condena al fracaso a un nuevo servicio como el que estos americanos han programado con tanta ilusión como mala puntería.

“Esta nueva web no puede hacer nada contra el gigante Yahoo!, una empresa que sólo puede crecer infinitamente y que muy posiblemente acaparará todo Internet en pocos años”, explica el experto en Nuevas Tecnologías y Electrónica de El Mundo Today.

“Para 2018, de aquí a veinte años, todos seremos yahooníes y sólo yahooaremos”, asegura nuestro especialista.

“En el futuro todos navegaremos usando Outlook y tendremos ordenadores portátiles de unos cinco kilos de peso suficientemente potentes como para manejar cualquier versión de Netscape”, explica nuestro experto, que considera que este “adorable” proyecto universitario probablemente sea olvidado en unos días.

Según dice, la gente usará ese servicio si aparece listado en Yahoo, “y si no, pues no”. Nuestro especialista, uno de los mayores expertos en el universo digital del país, también prevé que en unos años todas las búsquedas de Internet se harán mediante el correo electrónico y Outlook Exprés.

Desde nuestra web, http://geocities.es/elmundotoday, deseamos toda la suerte del mundo a estos jóvenes Larry y Sergey y que encuentren un trabajo serio pronto si no quieren verse en la indigencia.