El Colegio de Heavys de España ha anunciado esta semana que los heavys que se queden calvos no podrán seguir ejerciendo. “Los que no puedan agitar su melena al viento serán vetados de nuestros conciertos y de tomarse unas birras con nosotros”, informa en su última circular.

La entidad establece asimismo que los heavys que pierdan su melena y, por tanto, su número de colegiado, tendrán que entregar sus camisetas negras, sus collares de pinchos y sus chaquetas de cuero. “La idea es que las nuevas generaciones que sí tienen pelo puedan heredarlas”, explican los académicos del heavy metal. “Hasta ahora, a los calvos les permitíamos ponerse un pañuelo en la cabeza, pero eso se acabó”, reza la circular.

Aunque muchos heavys calvos intentan colarse en los conciertos con pelucas, con sus violentos movimientos de cuello éstas acaban cayéndose al suelo. “Los servicios de limpieza recogen entre diez y quince pelucas del suelo después de cada concierto”, lamentan desde el Colegio de Heavys de España. A partir de ahora, para evitar este tipo de situaciones, a los heavys calvos también se les retirará la licencia para gritar, por lo que tendrán que quedarse en sus casas.

La asociación cierra su comunicado anunciando que los heavys que, por culpa de la artrosis, no puedan hacer los cuernos con los dedos, serán relegados a raperos. “En el ambiente rap las personas con artrosis pueden pasar completamente desapercibidas y vivir una vida normal”, informan.