El aborto legal ha ganado en la Cámara de Diputados y en las calles de Buenos Aires. En una votación acalorada y muy reñida, que se prolongó durante más de 20 horas, los legisladores aprobaron este jueves el proyecto de ley para que las mujeres puedan abortar libremente en Argentina tras mantener una breve charla de nueve meses con su médico sobre las implicaciones de su decisión.

Durante las 36 semanas que dure la charla, las mujeres embarazadas podrán ir formando su propia opinión hasta alcanzar la decisión que consideren mejor para ellas. En la Cámara, 129 diputados han votado a favor, 125 han votado en contra y uno, que no era argentino, se abstuvo de dar su opinión.

Ahora el proyecto de ley pasará al Senado; en caso de aprobarse, las mujeres argentinas podrían decidir abortar libremente tras nueve meses escuchando a su médico en una breve sesión de “pibeplaining”. “La última palabra es del médico porque es argentino, pero la decisión recae exclusivamente en la mujer embarazada”, aseguran desde la Cámara de Diputados.

Ahora en Argentina preocupa que todas las mujeres del mundo que se han quedado embarazadas de un argentino acudan en masa a Buenos Aires para abortar. “No deberíamos permitirles la entrada porque han decidido libremente acostarse con nuestros compatriotas tras unos meses de charla con ellos”, apuntan las voces más conservadoras del país.