Fermí Roures, Marta García y Yolanda Ripoll, las tres únicas personas que quedan en Catalunya después del exilio de tres millones de catalanes y el encarcelamiento de cuatro millones y medio, intentarán llegar a acuerdos de gobierno el próximo martes y restablecer las competencias de la Generalitat de Catalunya.

“La comunidad no se va a parar por el hecho de que esté completamente desierta y sólo quedemos tres personas, así que el martes celebraremos un pleno en el Parlament donde elegiremos, en un clima de absoluta normalidad democrática, a un nuevo President”, ha dicho Fermí Roures en nombre de todos los catalanes (Marta, Yolanda y él mismo).

La candidata para ser investida es Marta García, de 28 años, que cuenta con el apoyo de Yolanda, de 4 años, a la que ha prometido más ayudas gubernamentales para comprar juguetes. Fermí Roures, de setenta años, ha optado por no presentarse porque, según reconoce él mismo, no suma suficientes escaños, aunque ya ha anunciado que votará en contra de Marta.

A última hora, Yolanda Ripoll ha sido acusada de rebelión y detenida, lo que hará difícil la investidura del martes y aboca al pueblo catalán (Fermí y la propia Marta) a la convocatoria de unas elecciones muy difíciles y con una campaña electoral que se espera muy reñida.