La organización ecologista Greenpeace ha publicado esta semana su “Informe de errores de Windows”, en el que acusa a Microsoft de verter al mar todos los documentos de la papelera de reciclaje. Una práctica que ha contribuido a que los paisajes de los fondos de escritorio se hayan deteriorado hasta un 60% en los últimos diez años. “El emblemático fondo de escritorio de Windows XP es hoy en día un páramo gris lleno de escombros, una vergüenza”, protesta la organización.

La ONG ha instado a la empresa de software a “restaurar todos los elementos de inmediato”. También urge a la comunidad internacional a modificar las leyes actuales “para obligar a los programadores de sistemas operativos a incluir varias papeleras de reciclaje que separen los contenidos de cartón, los de vidrio y los residuos orgánicos, principalmente contenidos pornográficos o fotografías de comida”. Hoy en día, en las papeleras de los escritorios se mezclan fotos de la comunión de los niños con capturas de Youporn. “Un desastre y un descontrol absoluto”, lamenta la entidad.

“Se han encontrado archivos Mp3 con canciones de Pitingo atascados en el salvapantallas de las tuberías”, denuncia Greenpeace. Vaciar la papelera y olvidarse del problema al escuchar el sonido del papel arrugado no es la solución, recuerda Greenpeace.

Debido al vertido de documentos al mar, ahora los ordenadores se calientan un 50% más que los que se usaban a finales de los 90 por culpa del calentamiento global, detalla asimismo el informe.

“Si en lugar de tirar los documentos, les cambiamos el nombre y los volvemos a reutilizar, estaremos contribuyendo a crear un mundo más sostenible y mejor”, concluyen los ecologistas.

Greenpeace espera que esta vez Microsoft tome buena nota de su informe “y no acabe donde acaban todos”. Si esto ocurriera, los activistas amenazan con descolgarse de la barra de inicio con unas cuerdas e impedir el funcionamiento del sistema operativo hasta que la compañía recapacite.