La Guardia Civil rastrea las redes sociales en busca de comentarios y chistes que puedan constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas. Algunos tuiteros han acabado sentados en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por bromear sobre el asesinato de Carrero Blanco. Si sientes la necesidad de hacer chistes sobre ETA o los GRAPO pero no quieres acabar perseguido por la Fiscalía, puedes seguir estos consejos.

  • Bloquea todas las cuentas existentes en Twitter, ponle candado a tu perfil y conviértete en un anacoreta digital que sólo farfulla cosas sin sentido para sí mismo.
  • Usa correctamente las etiquetas html <mode ironic=”on”> y <mode ironic=”off”>, lo que permite hace chistes fuera o que permite hace chistes fuera de la jurisdicción de la Fiscalía.
  • Para tuitear con total seguridad hazlo mientras conduces, así podrás huir de la Policía en cualquier momento.
  • Camufla el chiste entre tuits con fotos explícitas de tus genitales, lo que incomodará mucho a los agentes de la Guardia Civil que estén revisando tu perfil y les obligará a apartar los ojos de la pantalla.
  • Utiliza Twitter únicamente desde regiones libres y seguras como China, Arabia Saudí o la Casa Blanca.
  • Ábrete una cuenta en Snapchat, que impide que los mensajes se perpetúen en el tiempo. Para ello necesitas desafiar las leyes elementales de la naturaleza, rejuevenecer mediante algún protocolo mágico y lograr tener trece años de nuevo, que es la única manera conocida para saber utilizar Snapchat.
  • Para demostrar a los agentes que eres una persona inocente y fuera de toda sospecha, reprende a todos los tuiteros que hagan chistes que a ti no te gusten.
  • Tuitea el chiste desde el móvil de Roger cuando no mire, eso pondrá a la Policía detrás de él y no de ti.
  • Sustituye el nombre de Carrero Blanco por expresiones al azar como “Pedro Sánchez”, “Topo Gigio” o “Boeing 737”, palabras que no tengan absolutamente nada que ver con el expresidente del Gobierno franquista.
  • Recuerda, sobre todo, que estamos hablando de Twitter y no es como si fuera la tele o un libro, así que no tiene mucha importancia.