A fin de garantizar el sistema de pensiones, el Gobierno ha anunciado esta mañana tras el Consejo de Ministros que, a partir de este mismo año, los pensionistas que quieran recibir la paga por jubilación tendrán que tener un trabajo, estar dados de alta de la Seguridad Social y ofrecer algún tipo de servicio que les permita cobrar un sueldo. “El sueldo equivaldría a lo que hasta ahora se ha llamado pensión y es, sin duda, un sistema de cobro mucho más estable”, ha explicado Fátima Báñez, ministra de Empleo, esta mañana.

“Las pensiones van a subir para todos esos jubilados que encuentren un trabajo con un sueldo más alto que la pensión que cobran ahora”, ha anunciado Báñez, que se muestra confiada en que en adelante mejorará la situación de la hucha de las pensiones. El funcionamiento será más sencillo que ahora, según el Gobierno, y el jubilado simplemente tendrá que hacerse con un contrato que le obligue a ejercer un oficio durante un determinado número de horas al mes, las cuales le serán remuneradas al final del mismo.

“Hasta ahora se estaba haciendo de una manera un tanto irregular porque había personas cobrando dinero que procedía del Estado y, a partir de ahora, serán las empresas privadas las que deberán hacerse cargo de esa prestación económica”, ha explicado Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. La pensión, según el Ejecutivo, será más alta si el trabajo es de jornada completa. Los trabajos de mayor responsabilidad podrían facilitar una pensión más alta y una plaza de aparcamiento.

“Nadie cobra un sueldo sin trabajar y las pensiones se habían entendido mal todo este tiempo”, ha declarado Rajoy.

“Hasta ahora, los jubilados sólo tenían derecho a la pensión si habían trabajado anteriormente y esto ahora ya no será así y, simplemente, tendrán que trabajar en el momento en el que quieran cobrar la pensión”, ha especificado el presidente. Los jubilados que lleven 20 años cobrando una pensión podrán jubilarse de su jubilación y ganarse el derecho a cobrar una pensión siempre y cuando encuentren un nuevo trabajo. “Es de sentido común”, ha insistido Rajoy.

Desde Hacienda se ha confirmado que los impuestos con los que estarán gravados los sueldos de los pensionistas estarán destinados al Fondo de Reserva de las pensiones.