El becario que sabe utilizar el mando de la calefacción ha sido nombrado hoy CEO de la empresa Jenkins&Co. por aclamación popular y después de haber logrado manejar con éxito el termostato de la oficina. Hasta entonces, la llegada del invierno obligaba a la plantilla a trabajar con el abrigo puesto y el rendimiento de la compañía caía un 40%.

Sin pensárselo mucho, el becario se aproximó ayer al termostato de la calefacción, tapado con un cartel de “No funciona” impreso en letra “comic sans”, y “obró su magia”, en palabras del director de Recursos Humanos, “moviendo con la gracilidad y rapidez de un colibrí los complejos y ya oxidados engranajes del termostato”.

“Gente así nace una vez cada mil años, es un talento natural. Ves que pone los ojos en blanco y manipula el termostato como un dios decidiendo el futuro de los hombres”, certifica otro trabajador.

La junta directiva al completo pidió ayer al joven que hiciera una demostración de su poder y, tras brillar de nuevo con su desenvoltura innata, recibió una oferta por el 60% de la compañía al considerar los accionistas que “se ha convertido en una pieza clave e insustituible para el buen funcionamiento de la empresa”.

La primera medida del becario tras asumir la gerencia de Jenkins&Co. ha sido hablar con el contable, que es el único que sabe cómo desatascar la cafetera cuando se le queda una cápsula atrancada, y nombrarlo consejero delegado. Puri, la chica de la limpieza, también puede estar cerca de un ascenso tras cambiar con éxito el cartucho de la tinta negra de la impresora de Servicios Generales.